Tiger Woods
Reuters


El golfista estadounidense Tiger Woods reconoció como «especial» su victoria en el Masters de Augusta este domingo por comenzar a crear nuevos y mejores recuerdos para sus dos hijos, quienes hasta ahora solo recordaban haberle visto sufrir con el deporte, al tiempo que se mostró «afortunado» por superar el dolor.

«Tenía serias dudas después de lo ocurrido en los últimos dos años. Apenas podía andar, no me podía sentar, ni tumbarme. Realmente no podía hacer casi nada. De repente podía jugar de nuevo, podía golpear y tenía las manos aún para lograrlo», dijo después de vestirse por quinta vez con la chaqueta verde.

Woods culminó una de las mayores remontadas de la historia del deporte, tras múltiples operaciones de espalda, problemas personales y tumbos que le hicieron dudar de si volvería a competir. A finales de 2017 lo hizo y en 2018 ya peleó por los torneos. De hecho, el californiano tuvo el Abierto Británico a tiro.

«Cometí algunos errores en el British que me costaron la opción de título cuando tenía el liderato en los últimos nueve hoyos, y eso no iba a dejar que pasara otra vez. Verían a su padre ganar un ‘grande’, algo que espero no olvidarán nunca», dijo, ante la presencia este domingo en el ‘green’ del 18 de Augusta National de su madre Kultida y de su hija Sam y su hijo Charlie.

‘El Tigre’ dio especial valor a poder ganar delante de sus hijos, testigos de su sufrimiento. «Mis hijo empiezan a entender lo que significa este deporte para mí y algunas de las cosas que he logrado. Antes de mi regreso, ellos solo sabían que el golf me había hecho mucho daño. Si hacía un ‘swing’ estaba en el suelo con dolor, eso es lo que ellos recordaban», dijo.

«Por suerte tuve una operación que lo cambió y pude volver a jugar. Estamos creando nuevos recuerdos para ellos y es muy especial. Significa mucho para mí y mi familia, tener a todo el mundo aquí es algo que nunca olvidaré. Me siento afortunado por haber tenido otra oportunidad de hacer lo que amo, pero más importante es poder haberlo hecho con mis hijos de la manera en que no había podido hacerlo en los últimos años», añadió.

Tiger ganó su 15º ‘major’, once años después del último, y retomó la carrera del ‘Grand Slam’ con Jack Nicklaus (18) en un Masters que tuvo hasta el final a muchos nombres importantes en la pelea. «Podían haber pasado muchas cosas en los últimos nueve hoyos. Había muchos jugadores que tenían opciones, la clasificación estaba muy apretada y todos jugaban bien. No podía haber más drama. Ahora ya sabéis por qué estoy calvo, es duro», finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.