Sara Andrés Barrio
HELIOCARE


Sara Andrés Barrio es una de esas personas con luz propia. La deportista paraolímpica ha conseguido superar todos los baches que le ha ido poniendo la vida con una impecable sonrisa. Pero para llegar a donde está, Sara no lo ha tenido nada fácil.

Esta joven tenía toda su vida encaminada cuando con tan solo 25 años perdió sus dos pies en un accidente de tráfico. Estuvo semanas ingresada en el hospital, todo su mundo se vino abajo de repente: “En todo el tiempo que estuve hospitalizada me di cuenta de que tenía una opción, ser feliz con lo que tenía, tanto en lo bueno como en lo malo”.

Un lema que llevó durante los nueve meses que pasó en una silla de ruedas mientras se sometía a diferentes operaciones para cerrar sus heridas. Pasado el tiempo, los médicos pudieron proporcionarle unas prótesis con las que comenzar de nuevo andar. Durante este tiempo, Sara aprendió tres cosas:

1. Ser humilde. “Hay que quererse a uno mismo y aceptarse tal y como eres”, aseguraba Sara Andrés Barrio en el encuentro de Heliocare de Cantabria Labs.

2. Ser paciente. Según la opinión de la deportista: “Las cosas llegan porque sí cuando tienen que llegar”.

3. Vivir el aquí y el ahora.

LA IMPORTANCIA DE PROTEGER LA PIEL

Un camino muy difícil en el que tuvo que aprender desde 0 a caminar. Nada pudo con ella, pues su fuerza interior la impulsó a seguir adelante. Así consiguió andar de nuevo y retomar su pasión por el deporte. Tenis, esgrima, equitación… nada se le resistía. Su afán de superación le llevó al atletismo, disciplina en la que se preparó para competir en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016. Una hazaña que casi trunca un cáncer de tiroides que le fue diagnosticado durante sus meses de entrenamiento. Aún así, le ganó la batalla a la enfermedad y logró llegar a las Olimpiadas.

Aún así, la historia de superación y fuerza no termina ahí pues mientras se preparaba para los Mundiales de Atletismo descubrió que padecía cáncer de piel. Una enfermedad que le ha llevado a poner el punto de mira en el cuidado del sol. Ella misma nos lo explicaba así en el evento que organizó la firma Heliocare en Madrid, de la que es imagen: “Después del cáncer tuvo más importancia si cabe cuidarme la piel, siempre fui cuidadosa pero ahí más porque vi que muchas veces parece que tomas el sol y no te daña y efectivamente te está dañando. Es una rutina que hago todos los días, en la pista de entrenamiento voy con la gorra y con las gafas porque es imprescindible”.

Y es que a raíz de detectarle el cáncer descubrió que había sido inconsciente con el sol algunas veces: “He hecho el burro muchas veces sin saberlo, sin conocimiento o me he quemado y no le he dado importancia y no me he mirado la piel para ver si había cambios”. Una situación que ha cambiado y que quiere que todos cambien con la campaña de concienciación de Heliocare Recetas para no cocinarte: “Ahora mismo ya voy protegida por las mañanas, me pongo 90 y después me maquillo y si voy a la pista igual. Me pongo crema en las manos y en las orejas que es una parte del cuerpo que mucha gente olvida como pasa con la nuca”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.