Los colaboradores de Sálvame están viviendo un momento completamente inédito en los diez años que llevan de programa. Jamás pensarían que convivirían en la casa de Guadalix de la Sierra durante días seguidos aguantando las diferentes personalidades de cada
REMITIDA / HANDOUT por TWITTER TELECINCO


Los colaboradores de Sálvame Okupa están viviendo un momento completamente inédito en los diez años que llevan de programa. Jamás pensarían que convivirían en la casa de Guadalix de la Sierra durante días seguidos aguantando las diferentes personalidades de cada uno. La noche del domingo ha sido de lo más entretenida posible, y es que la organización del programa les preparó a todos los concursantes un fiesta para que pudieran desconectar y pasar un buen rato en conjunto. Lejos de suceder lo que todo el mundo hace cuando está de fiesta, el cansancio y el agua con misterio, provocó que se desatara un enfrentamiento de lo más absurdo posible.

Anabel Pantoja ya lo estaba dando todo en el confesionario cuando encerraron a todos los concursantes mientras que la organización preparaba el salón para la gran fiesta. Se la veía bastante animada y contenta y con ganas de bailar. Belén Rodríguez y Lydia Lozano también se encontraban gustosamente animadas y desde luego que dieron todo y más por la noche.

El conflicto se produjo cuando a mitad de la fiesta, Anabel Pantoja y Belén Ro se metieron en el confesionario un buen rato y se olvidaron completamente de la fiesta. Las horas de la madrugada y todo lo que llevaban entre pecho y espalda, produjo que algunos compañeros les reprocharan que les habían abandonado durante la fiesta para ir a hablar al confesionario. Más tarde y con las luces ya apagadas en la habitación, Belén le comentaba a Lydia que le había sentado fatal que se hubiese ido a dormir en pleno auge de la noche.

Sin duda, se trata de una discusión entre besugos. La noche, la música y lo que bebieron les confundió de tal manera que seguro que nos da muy buenos momentos. Y es que Anabel Pantoja dio todo hasta el último momento ya que se quedó bailando ella sola enfrente de la cámara. Por mucho que diga Isabel Pantoja que no le gusta que su sobrina esté trabajando en un lugar donde Sálvame, parece que la prima de Kiko Rivera no se lo pasa tan mal como aparenta a veces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.