El número de extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia ascendía en Baleares a un total de 244.818 a 31 de diciembre de 2018, una cifra que supone un incremento de 8.928 residentes con respecto al mismo día de 2017, es decir, un 3,78% más.

En el conjunto de España, el número ascendía a 5.424.781 de personas, lo que supone un incremento de 187.071 residentes con respecto al 31 de diciembre de 2017, un 3,6% más.

La distribución de cada colectivo extranjero entre las distintas provincias españolas desvela que las 15 nacionalidades más frecuentes residen de forma mayoritaria en Madrid o Barcelona. Sin embargo, en el caso de Alicante el colectivo británico es más numeroso que en el resto de provincias. Uno de cada reside en esta ciudad, en Málaga o Baleares, lugar que el colectivo alemán ha elegido como primera provincia de residencia.

Tanto en Canarias como en Baleares, los colectivos británico, italiano y alemán son los tres más numerosos entre todos los residentes en Libre Circulación UE. En Canarias suponen el 55,4% del total en este régimen y en el caso de Baleares, el 49,5%.

Además, Madrid y Barcelona son las provincias con mayor número de residentes, más de 800.000 extranjeros cada una. De hecho, conjuntamente representan el 31,1% del total. Por su parte, Ceuta, Palencia y Soria registran el menor número de residentes extranjeros, menos de 10.000 cada una. Según los datos, 28 provincias y las dos ciudades autónomas cuentan con menos de 50.000, es decir, con menos del 1% del total extranjeros residentes.
En los datos, recopilados por el Observatorio Permanente de la Inmigración, se cuentan aquellos extranjeros que disponen de un certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor, por lo que no tienen en cuenta a quienes lo tienen caducado, ni a los solicitantes de asilo, ni tampoco a las personas que no están registradas y se encuentran en situación irregular en España.

De acuerdo a esta estadística, de los 5,4 millones de extranjeros residentes contabilizados, el 60,4% (3.274.854 personas) son extranjeros en Régimen de Libre Circulación en la Unión Europea, es decir, ciudadanos de otros países de la Unión Europea o familiares de ellos aunque vivan en otros países fuera del marco europeo. Por otro lado, el 39,6% (2.149.927 personas) son extranjeros bajo Régimen General.

Comparado con 2017, se ha producido un aumento de 150.264 ciudadanos en Régimen de Libre Circulación UE (4,8%); y de 36.807 ciudadanos en Régimen General (1,7%). Desde el año 2015 se refleja un incremento porcentual de la población extranjera residente en torno al 1,5%, alcanzando el 3,6% en 2017 y 2018.

Por otro lado, en el régimen de ciudadanos UE reside el colectivo de familiares, que son nacionales de países fuera de la Unión Europea y, a 31 de diciembre de 2018, su número asciende a 468.019, el 14,3% del total en este régimen. En éste, el incremento anual neto más destacado se ha producido en el número de venezolanos, colombianos y marroquíes, con aumentos de 9.076, 4.983 y 3.819 personas, respectivamente.

PERFIL DE LOS EXTRANJEROS RESIDENTES

Respecto al total de extranjeros residentes, la nacionalidad más numerosa es la rumana con 1.054.458 ciudadanos; seguido de la marroquí, con 786.058. Después se sitúa Reino Unido, con 330.911 ciudadanos; e Italia con 302.102. De este último país destaca la variación relativa interanual de sus nacionales, con un incremento del 9,6%.

De manera conjunta, Italia, Rumanía y Reino Unido representan el 51,5% del total de extranjeros en régimen de Libre Circulación UE. Respecto a la población residente en régimen general, el colectivo marroquí representa el 34,2%; seguido del chino, con el 9,9%, que se incrementa en promedio anual de 7.300 residentes chinos durante los últimos nueve años, posicionándose como segundo colectivo más numeroso en Régimen General, con 213.240 residentes.

Por otro lado, el colectivo africano representa el 45,6% del total de residentes en Régimen General a 31 de diciembre de 2018. Le sigue el colectivo de nacionales de América Central y del Sur, con el 26,7%; a continuación se sitúa el colectivo asiático, con el 19,5%.

Respecto a la distribución por sexo indica que el 47,7% del total de extranjeros es mujer. Entre las 15 principales nacionalidades, se observa mayor porcentaje de mujeres en los colectivos de Ucrania, Bolivia, Colombia, Alemania, Polonia y Francia.

EDAD MEDIA DE 38,5 AÑOS

La edad media de los extranjeros residentes a 31 de diciembre de 2018 se sitúa en 38,5 años, aunque existe una gran variación entre las distintas nacionalidades: destacan los casos de los británicos, con 53,1 años de media, frente a los marroquíes, con 31,8 años de media.

Por otro lado, de los más de 420.000 niños extranjeros menores de 10 años, el 67,1% es residente en régimen general, régimen en el que la edad media de los extranjeros es de 34,5 años. Sin embargo, en la cúspide se observa el efecto contrario: si en Régimen de Libre Circulación UE el intervalo de 65 y más años representa el 10,6%, y en el caso del Régimen General alcanza el 2,8%, es decir, una diferencia de 7,8 puntos porcentuales.

Concretamente en el Régimen de Libre Circulación UE, el colectivo británico figura como el que presenta un mayor porcentaje de personas de 65 años y más. En el caso de los nacionales de Rumanía, se observa un porcentaje del 2,2%, ya que se trata de una población joven, con un 11,5% de menores de 16 años y un 86,3% de personas en edad laboral.

NO COINCIDE CON LOS DATOS DEL PADRÓN

Según el Avance de la Estadística del Padrón Continuo del INE a 1 de enero de 2019, la población residente en España ha crecido un 0,6 por ciento, superando por primera vez desde 2013 los 47 millones de personas (47.007.367 habitantes). Del total de población en España, 41.982.103 tienen nacionalidad española (el 89,3%) y 5.025.264 extranjera (el 10,7%).

De acuerdo a estas cifras, los extranjeros inscritos en el Padrón Continuo procedentes de la UE ascienden a 1.825.735 personas; mientras que los restantes a 3.199.529.

Por su parte, los datos del Ministerio de Trabajo contabilizan a aquellos extranjeros que disponen de un certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor, por lo que no tienen en cuenta a quienes lo tienen caducado, ni a los solicitantes de asilo, ni tampoco a las personas que no están registradas y se encuentran en situación irregular en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.