imagen de archivo
Reuters


El ex presidente de Perú Alan García ha sido ingresado en un hospital después de que se disparase cuando iba a ser detenido por la Policía en su residencia, en el marco de las investigaciones por la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, según ha informado la prensa local.

Agentes de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad han acudido sobre las 6.30 (hora local) de este miércoles a la vivienda de García en el barrio limeño de Miraflores para cumplir la orden de prisión preliminar dictada poco antes por la Fiscalía.

De acuerdo con los medios peruanos, al llegar los agentes García ha pedido un momento para llamar a su abogado, se ha trasladado a su habitación y allí se ha disparado en el lateral derecho del cráneo, por lo que ha sido internado de emergencia en el Hospital Casimiro Ulloa. Su abogado, Erasmo Reyna, ha confirmado que “tomó la decisión de dispararse”.

El líder del APRA, el partido político de García, Luiz Gonzales Posada, ha informado a la emisora peruana RPP de que el estado de salud del ex dirigente “es sumamente grave”. Su abogado, Erasmo Reyna, ha confirmado que está siendo operado en estos momentos.

Hasta el Casimiro Ulloa se han trasladado los hijos de García y numerosos simpatizantes del APRA, así como la ministra de Salud, Zulema Tomas, para recibir información de primera mano. La Policía ha desplegado un cordón de seguridad en torno al hospital.

Tomás ha ratificado que el estado de salud de García “es delicado”. Ya ha sufrido tres paros cardiacos, ha detallado: “La situación es grave”.

CASO ODEBRECHT

García está siendo investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren para Lima, proyecto en el que estaba involucrada Odebrecht. La Policía también ha detenido este miércoles a Luis Nava, ex secretario general de Presidencia, y Miguel Atala, ex vicepresidente.

El antiguo presidente siempre ha defendido su inocencia y el martes reiteró esta postura en un mensaje publicado en Twitter: “Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza, sólo les queda la ESPECULACIÓN o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado”.

García gobernó Perú en dos mandatos –de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011– y en los últimos años ha hecho frente a las acusaciones vertidas contra él por presunta corrupción. En noviembre, solicitó asilo sin éxito a Uruguay tras refugiarse en la Embajada uruguaya en Lima.

Además de a García, la trama corrupta de Odebrecht ha salpicado a los también ex presidentes Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuzcynski, así como a la líder opositora Keiko Fujimori. Todos aguardan la resolución de sus causas judiciales en la nación andina menos Toledo, que esta pendiente de la extradición desde Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.