Abdelaziz Buteflika
Reuters


El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, ha notificado este martes al presidente del Consejo Constitucional su dimisión, según ha informado la agencia estatal argelina de noticias, APS.

La dimisión del presidente será efectiva una vez que el Consejo Constitucional se pronuncie al respecto, si bien los medios locales recogen que hay pocas dudas respecto a que el organismo la validará próximamente.

«Tengo el honor de notificarle formalmente mi decisión de poner fin al mandato que cumplía en calidad de presidente de la República a partir de este día, 2 de abril de 2019», se puede leer en la carta enviada al presidente del organismo, Tayeb Belaiz.

«Esta decisión, que tomo de corazón y en conciencia, está destinada a contribuir al apaciguamiento de los corazones y las mentes de mis compatriotas para permitirles proyectar Argelia juntos hacia el futuro mejor al que aspiran legítimamente», ha sostenido.

Así, ha resaltado que «esta decisión procede del deseo de evitar que los excesos verbales que marcan por desgracia la actualidad degeneren en deslices potencialmente peligrosos para la protección de las personas y los bienes, lo que es una de las prerrogativas esenciales del Estado».

«Al mismo tiempo, esta decisión es la expresión de mi fe en una Argelia orgullosa y digna que mantiene su nivel y asume plenamente sus responsabilidades en el concierto de las naciones», ha agregado Buteflika.

Por ello, ha defendido que «ha adoptado las medidas apropiadas, en el ejercicio de sus prerrogativas constitucionales, para garantizar la continuidad del Estado y el funcionamiento normal de sus instituciones durante el periodo de transición hasta la celebración de la elección del nuevo presidente».

«Dios todopoderoso es testigo de las iniciativas que he tomado, las acciones que he llevado a cabo, los esfuerzos que he desplegado y los sacrificios que he realizado para estar a la altura de la confianza con la que me honraron mis compatriotas», ha apuntado.

En este sentido, ha asegurado que «ha actuado de forma incansable para consolidar las bases de la unidad nacional, la independencia y el desarrollo del país, así como para promover la reconciliación con nosotros mismos, nuestra identidad y nuestra historia».

«Le deseo todo lo mejor al pueblo argelino», ha remachado Buteflika en su carta, que lleva el membrete de la Presidencia y un sello de su oficina junto a su nombre.

DIMISIÓN TRAS LAS PALABRAS DEL EJÉRCITO

La decisión de Buteflika ha llegado cerca de una hora después de que el jefe del Ejército, Gaid Salá, reclamara la aplicación «inmediata» del artículo de la Constitución que permite la inhabilitación del mandatario por motivos de salud.

Salá, quien es además viceministro de Defensa, sostuvo en un comunicado que «no hay tiempo que perder» a la hora de aplicar los artículos de la Constitución que permiten la inhabilitación de Buteflika para «garantizar la gestión de los asuntos del Estado en el marco de la legitimidad constitucional».

Asimismo, afirmó que el comunicado publicado el lunes por la Presidencia anunciando que Buteflika dimitirá «antes del 28 de abril» emana «de entidades no constitucionales y no habilitadas».

«En este contexto particular, confirmamos que toda decisión adoptada fuera del marco constitucional es considerada como nula», recalcó, al tiempo que reiteró que «el pueblo argelino espera con impaciencia que se satisfagan sus reivindicaciones legítimas».

De esta forma, Salá criticó «la tergiversación y la astucia de ciertos individuos que trabajan para perpetuar la crisis y hacerla más compleja, con la única preocupación de preservar sus estrechos intereses personales y mostrando poco respeto por los intereses de las personas y el futuro del país».

«Es momento de que el pueblo recupere sus derechos constitucionales legítimos y su soberanía plena», había subrayado el jefe del Ejército, antes de apuntar que las Fuerzas Armadas buscan «encontrar una solución a la crisis que emane exclusiva y estrictamente de su lealtad a la patria».

CELEBRACIONES EN ARGEL

Cientos de miles de argelinos se han manifestado en las últimas semanas en numerosas ciudades del país para reclamar la salida del poder de Buteflika y su círculo cercano, una oleada de protestas que arrancó cuando el mandatario anunció su decisión de presentarse a un quinto mandato.

Así, tras la publicación de la misiva con la dimisión de Buteflika cientos de argelinos han salido a las calles de la capital, Argel, para celebrarlo, según residentes citados por la agencia de noticias Reuters.

«Allahu Akbar» (Dios es el más grande), ha gritado uno de los presentes durante una retransmisión en directo desde el centro de la capital. Numerosas personas han portado banderas argelinas.

Buteflika cedió a la presión, retiró su candidatura y anunció un aplazamiento electoral, algo igualmente rechazado por los manifestantes y la oposición, que han denunciado diversas maniobras del presidente y su círculo cercano para intentar mantenerse al frente del país.

Igualmente han sido rechazadas las promesas del mandatario para celebrar una conferencia nacional antes de su salida del poder, ante las que la población respondió redoblando sus protestas para exigir la salida inmediata de Buteflika.

En este contexto, el histórico mandatario ha ido perdiendo apoyos en las últimas semanas, desde los partidos de la coalición gubernamental –incluido el suyo, el Frente de Liberación Nacional (FLN)– hasta personas de su círculo más íntimo, entre ellos el propio Salá.

El presidente, que sufrió un infarto cerebral en 2013 y quedó inhabilitado, se impuso pese a ello en las elecciones celebradas en 2014. Desde entonces, se ha estado dirigiendo al público en una serie de cartas para anunciar sus decisiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.