Abú Bakr al Baghdadi
DPA


El líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, ha reaparecido este lunes en un vídeo de 18 minutos publicado por el grupo terrorista en el que hace referencia a la reciente batalla en la ciudad siria de Baghuz, confirmando así que seguiría con vida después de que desde 2014 no hubiera habido imágenes suyas.

«Hoy nuestra batalla es una batalla de desgaste con el enemigo (…). La Yihad sigue hasta el Día del Juicio y Alá nos ha ordenado hacer la yihad, pero no ganar», ha afirmado.

El vídeo es la primera imagen que se tiene del líder de Estado Islámico desde que el grupo terrorista publicó en julio de 2014 su autoproclamación del ‘califato’, tras la toma de buena parte del norte de Irak y el este de Siria, desde la Gran Mezquita de Mosul.

Según el experto en yihadismo francés Wassim Nasr, Al Baghdadi comienza la grabación –una entrevista en la que los entrevistadores aparecen con las caras difuminadas– hablando de la batalla de Baghuz, el último reducto yihadista en el este de Siria que perdió el pasado 23 de marzo, hablando de los distintos comandantes y sus orígenes, mencionando entre ellos a franceses. De hecho, el líder yihadista asegura que entre los combatientes muertos en Baghuz había iraquíes, saudíes, belgas, australianos, chechenos y egiptos.

El líder de Estado Islámico sostiene que sus yihadistas no entregaron Baghuz a las fuerzas kurdas sirias –que contaban con respaldo de Estados Unidos–, sino que murieron combatiendo hasta el final, como hicieron también en otras ciudades como Mosul, en Irak, y Raqqa, la ciudad siria que fue capital del ‘califato’, precisa Hassan Hassan, otro experto en el grupo terrorista.

Según Nasr, Al Baghdadi se felicita de los 92 acciones que se han llevado a cabo en ocho países tras la pérdida del territorio que otrora controlaba el grupo en Irak y Siria y acepta el juramento de lealtad expresado por Adnan Abu Walid Sahraui, quien fuera un alto cargo de Al Qaeda en el Magreb Islámico y que comanda actualmente Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS, por sus siglas en inglés), activo principalmente en Malí y Burkina Faso.

El líder del grupo yihadista ha anunciado además que vengarán la muerte y el encarcelamiento de sus muyahidines y para ello emplaza a sus leales en el oeste de África a multiplicar los atentados contra «la Francia cruzada y sus aliados», en referencia a las fuerzas francesas desplegadas en Malí para frenar la expansión del yihadismo.

«Recomendamos a los muyahidines que practiquen a sus enemigos una sangría de todas sus capacidades humanas, militares, económicas y logísticas», ha señalado en referencia a las filiales africanas del grupo, que han ocupado buena parte del mensaje.

Además, Al Baghdadi ha felicitado a los milicianos yihadistas en Libia por el reciente ataque contra la localidad de Fuqaha, de la que posteriormente se retiraron, y a los milicanos en Burkina Faso y Malí por esta ‘baya’ o juramento de lealtad a Al Baghdadi como líder del Estado Islámico.

PRUEBA DE VIDA

Como prueba de vida, el líder del grupo terrorista se refiere en la grabación a la caída de Abdelaziz Buteflika en Argelia (2 de abril) y de Omar Hasán al Bashir en Sudán (11 de abril), así como a la victoria de Benjamin Netanyahu en las elecciones en Israel (9 de abril), según Nasr.

En la grabación, publicada en Telegram por Al Furqan, el principal medio propagandístico de Estado Islámico, se ve a Al Baghdadi vestido de negro y sentado junto a un fusil. Su estado de salud es aparentemente bueno, pese a que con frecuencia han aparecido rumores sobre su situación e incluso en algún momento se llegó a hablar de su muerte.

Las que sí son evidentes son las incipientes canas en una barba otrora completamente negra. Además las puntas de la barba son rojas probablemente tras un tratamiento de decoloración. En la grabación, Al Baghdadi adoctrina a tres acólitos cuyo rostro aparece difuminado.

Además del vídeo, se ha publicado una grabación de audio en la que Al Baghdadi se felicita de los atentados de Sri Lanka contra iglesias y hoteles en los que murieron más de 250 personas el pasado 21 de abril, así como de un ataque fallido ese mismo día contra una comisaría en Arabia Saudí que también había sido reivindicado por el grupo. Ambos ataques fueron «en venganza por sus hermanos de Baghuz».

En respuesta al vídeo, un portavoz de la Marina estadounidense, el comandante Sean Robertson, ha reconocido estar «al tanto» del vídeo. «Seguimos apoyando a las fuerzas aliadas en su misión de lograr una derrota permanente del Estado Islámico», ha subrayado.

Estados Unidos ha ofrecido una recompensa de 25 millones de dólares por Al Baghdadi, quien emergió como el líder de Al Qaeda en Irak, uno de los grupos que participó en la fundación del Estado Islámico en 2010. En 2014 la organización proclamó el Califato cuando controlaba gran parte del noroeste de Irak y el noreste de Siria, pero la contraofensiva posterior acabó con el dominio territorial del grupo. El último reducto fue la ciudad de Baghuz, en el este de Siria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.