Un lector del Crónica Balear nos envía imágenes de este fin de semana, en las que se puede ver un emisario vertiendo aguas residuales a las aguas de Bendinat, muy cerca de la playa y del hotel que lleva el mismo nombre.

Según fuentes del ayuntamiento de Calviá, que se ha puesto en contacto con nuestra redacción no se trata de aguas fecales sino que «se trata de agua depurada según normativa. El efecto óptico que se aprecia en el vídeo es debido a la diferencia de salinidad». Así mismo ha agradecido la publicación de la noticia ya que no tenían constancia de la rotura y procederán a «reparar la canalización en breve».

Se trata de una problemática que se ha repetido mucho en las islas, especialmente durante el pasado año, y que, según diversas asociaciones ecologistas, supone un riesgo para la salud de la población y de los ecosistemas.  

 

VERTIDOS ANTE LA CATEDRAL, EN SEPTIEMBRE Y NOVIEMBRE DE

En este caso la tubería rota se encontraba a varios metros en el interior del mar, pero en otras ocasiones los malos olores y la suciedad se han podido percibir desde la orilla. Este fue el caso del vertido de aguas fecales delante de la Catedral de Palma, concretamente frente al Camino de la Escollera (entre El Varadero y la Avenida Alfonso Suárez). En esta ocasión los vertidos fecales convirtieron esta emblemática zona en una pocilga, según vecinos y viandantes. Hasta en dos ocasiones, a principios de noviembre y a mediados de septiembre se produjeron vertidos similares.

CAN PERE ANTONI Y CIUTAT JARDÍ, CERRADAS EN DOS OCASIONES EN

Precisamente también el 10 de septiembre el ayuntamiento de Palma había anunciado el cierre de la playa de Can Pere Antoni y Ciutat Jardí por un vertido de aguas mixtas, es decir, pluviales y residuales, en toda la zona. Una situación que ya había tenido lugar durante el verano.

VERTIDOS EN ANDRATX

En el mes de agosto se denunció en Andratx la aparición de un nuevo vertido de aguas fecales en El Saluet debido a un fallo en el sistema de recogida de aguas residuales. Durante más de doce horas el agua sucia se vertió en la vía pública hasta llegar al mar.

EL CASO DE LLUCMAJOR

En la Urbanización Tolleric, en Llucmajor, también se produjo un vertido al mar por la rotura de una tubería de un pozo séptico. Los vecinos que siempre se solían bañar en la zona aseguraron que el olor era insoportable. Además y según sus palabras, habían «notificado la situación al ayuntamiento y al hotel al que pertenece el pozo séptico sin recibir ninguna respuesta por su parte».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.