Josep Lluís Trapero
EP


El veto del tribunal del ‘procés’ a la realización de preguntas al mayor de los Mossos de Esquadra Josep Lluís Trapero sobre una reunión celebrada el 28 de septiembre de 2017 entre el exGovern y mandos de la policía autonómica no ha impedido a uno de los fiscales del caso, Javier Zaragoza, lograr durante su interrogatorio que el testigo termine confirmando que avisó al expresident Carles Puigdemont de posibles “desórdenes públicos” el 1-O.

Tras resolverse el incidente sobre el contenido de las preguntas referidas a la citada reunión el fiscal Zaragoza ha preguntado a Trapero si recordaba haber remitido al exconsejero Joaquim Forn el 29 de septiembre -un día después de la citada reunión- un informe sobre posibles “escenarios” de cara a la jornada del referéndum sobre independencia.

“Sí, el informe dice lo que dice”, le ha contestado Trapero, para añadir que recordaba que por las actuaciones previas de los Mossos conocía que podía haber algún tipo de respuesta en lo colegios electorales. Ha explicado que conocían que habría por parte de la gente “algún tipo de resistencia pasiva” frente a las actuaciones policiales, “pero que en algunas zonas o barrios era previsible que esa resistencia activa tuviera un punto más, algo más allá de la resistencia pasiva”.

“Si esa situación seguía hacia adelante lo que podríamos encontrar es dos millones de personas intentando hacer algo frente a 15.000 policías que iban en sentido contrario”, ha añadido el testigo este jueves en el Tribunal Supremo, por lo que la situación podría “desembocar en desordenes públicos”. “¿Y quien estaba en esa reunión? ” le ha insistido Zaragoza, a lo que Trapero ha respondido “el president Puigdemont” antes de ser interrumpido por el presidente del tribunal, Manuel Marchena.

Esta situación se ha producido después de que el tribunal hubiera impedido “por desbordar los límites del desarrollo de la prueba” que el fiscal Zaragoza pudiera interrogar sobre la citada reunión del 28 de septiembre de 2017 en la que mandos de los Mossos de Esquadra habrían advertido al expresident Carles Puigdemont y otros miembros de su Govern de la posibilidad de que en el 1-O se produjera una escalada de violencia.

NO SE DIO DIRECTRIZ A LOS MOSSOS

Sobre la reunión sí podía preguntar el abogado de Forn, Javier Melero, por ser una de las partes que solicitó el testimonio de Trapero en este juicio, y en éste sentido ha inquirido al testigo si desde el ex Govern se dio alguna directriz para actuar a los Mossos, a lo que Trapero ha respondido con un tajante “no”. “No nos dieron alguna pauta en ese sentido, nos dijeron ‘hagan su trabajo'”, ha puntualizado.

La visión de Trapero sobre lo ocurrido en la citada reunión se considera central para apuntalar las acusaciones después de que otros testigos clave, entre ellos el comisario de Información de los Mossos Manuel Castellví, afirmara en sesiones anteriores que los mandos de la policía autonómica advirtieron ese día al propio Puigdemont, al exvicepresidente Oriol Junqueras y al exconseller de Interior Joaquim Forn de la posibilidad de que se produjera una “escalada de violencia” el día del referéndum independentista del 1 de octubre. Los mandos se quejaron además de que desde la Generalitat se estaba mandando un “mensaje de tranquilidad” que no “atendía a la realidad”.

FORN CONFUNDIÓ EL PAPEL DE LOS MOSSOS, SEGÚN EL MAYOR

También a preguntas de Melero el mayor de los Mossos ha señalado que la incorporación de Forn al Govern, en sustitución de Jordi Jané, no introdujo “nunca” cambios en los criterios operativos o pautas de actuación del cuerpo autonómico y que “nunca se le hubiese permitido tampoco”.

En cuanto a las manifestaciones públicas del exconsejero del Interior -para quien se piden 17 años de cárcel por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos- Trapero ha señalado que causaban bastante malestar porque “confundía lo que era el papel de Mossos” y ello “dio una imagen que alimentó algo que no se adecuó a la realidad” por lo que cree que los Mossos están “pagando”.

“Por eso he dicho antes que fue irresponsable”, ha incidido, aludiendo a sus manifestaciones antes del receso de la mañana a preguntas del fiscal Zaragoza, cuando dijo que las manifestaciones del exconsejero del Interior de Cataluña en los días previos al 1-O tuvieron “un punto de irresponsabilidad”, y que “al final es un político que hacía política”.

“Esas declaraciones casaban mal con las ordenes concretas que teníamos”, ha contestado entonces Trapero, que ha explicado que esa fue la razón por la que el cuerpo de Mossos emitió un comunicado público, que era algo que no habían hecho nunca antes. “Al final es un político que hacía política, y yo considero que había un punto de irresponsabilidad, pero el cuerpo tiene la fuerza que tiene”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.