Alonso
foto:TOYOTA GAZOO RACING WEC


El piloto español Fernando Alonso, que este sábado se ha impuesto en las 1000 Millas de Sebring junto a sus compañeros en el coche número ‘8’ del equipo Toyota Gazoo Racing Sebastian Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, ha recordado que este año está “imbatido en América” y que espera que siga “la racha” cuando en mayo dispute las 500 Millas de Indianápolis, donde buscará una victoria con la que completar la Triple Corona.

“Estoy imbatido en América en las carreras que he corrido, así que ojalá que siga así la racha. Antes tenemos que correr en Spa, debemos hacer los test en ‘Indy’. Paso a paso y a disfrutar de esta victoria y unas semanas dulces”, señaló a los medios tras concluir la prueba en el Sebring International Raceway.

Además, se mostró “muy contento” de ganar “en un sitio especial”. “Me encanta ganar en sitios con mucha historia y Sebring es uno de ellos en las carreras de resistencia. En menos de un año natural haber ganado las 24 Horas de Le Mans, las 24 Horas de Daytona y las 1000 Millas de Sebring es un objetivo que consigues en muchos años de competición y yo lo he conseguido seguido”, manifestó.

Sobre la prueba, el asturiano reconoció que dio “un giro” cuando el otro coche de Toyota, la unidad ‘7’ del japonés Kamui Kobayashi, el británico Mike Conway y el argentino José María ‘Pechito’ López tuvo un contacto con un Aston Martin. “Cada vez que nos subíamos al coche, a partir de ahí, lo único que teníamos que hacer era seguir a un buen ritmo pero evitar cualquier riesgo con el tráfico y los bordillos. Ese 95% que tiras, en vez de el 100%, te hace cometer algún error. Estar concentrados era la clave”, subrayó.

Ni la aparición de la lluvia frenó al coche ‘8’. “Tengo total confianza en mis compañeros y en mi equipo; de hecho, estaba lloviendo y prefería no estar en el coche. Hicimos tests y todos habían sido en seco. Kazuki -Nakajima- es un piloto superfiable en lluvia, no comete errores, siempre tiene su punto de calma, porque Sébastien -Buemi- y yo somos latinos, más fogosos en ese sentido. Era un hombre perfecto para tener el coche”, indicó.

Así, han incrementado su renta al frente del Mundial de resistencia hasta los 15 puntos, algo que a Alonso le parece poco. “La ventaja podría haber sido casi matemática si en Silverstone no hubiésemos tenido el problema con los suelos; hubiésemos tenido 7 puntos más, hubiesen sido 22. Con los 14 de Shanghái, que fueron como fueron, estaríamos hablando de 36 puntos. El destino no ha querido que sea así, son 15 y habrá que apretar los dientes hasta el final”, afirmó.

Por otra parte, el bicampeón del mundo de Fórmula 1 desmintió que ahora esté más feliz que el año pasado. “El año pasado estaba supercontento en Fórmula 1 también, acabé con mis mejores prestaciones, con el 21-0 a Stoffel Vandoorne, que no lo había hecho ningún año de mi carrera”, apuntó.

“En mi última etapa en la Fórmula 1 tenía el mismo brillo en los ojos, las mismas ganas y me sentía piloto como me siento cada domingo aquí. Aquí tengo un coche dominante, que hacemos primero y segundo en todas las calificaciones y carreras, y cuando te llevas un trofeo a casa cada domingo sabe mejor”, continuó.

Por último, Alonso no quiso valorar la irregular sesión de calificación de McLaren en el Gran Premio de Australia, con Carlos Sainz decimoctavo. “Si estuviesen quintos estaría superalegre por ellos. Lo que tenía que hacer en Fórmula 1 lo hice, conseguí lo que había soñado. Esa etapa fue increíblemente buena y ahora estoy metido en otra increíblemente buena también”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.