Reuters


El neonazi que mató a una persona e hirió a otras 35 tras atropellarlas durante una contramanifestación en 2017 la localidad estadounidense de Charlottesville se ha declarado culpable este miércoles de los cargos por crímenes de odio que pesan contra él.

James Fields, de 25 años, fue condenado en 29 de los 30 cargos contra él como parte de un acuerdo con la Fiscalía, que ha aceptado no pedir la pena de muerte en el caso, ejemplo del resurgimiento del supremacismo blanco en el país.

La nueva postura de Fields supone un cambio radical respecto a lo que había mantenido ahora la defensa, que argumentaba que el atropello se produjo después de que intentara escapar dado que temía por su vida y debido a la confusión.

El atropello –que se saldó con la muerte de Heather Heyer– puso punto final a un día lleno de tensiones y enfrentamientos entre cientos de supremacistas blancos y neonazis concentrados en Charlottesville para protestar contra la decisión de eliminar las estatuas de dos generales confederados.

La noche anterior, los manifestantes supremacistas blancos habían protagonizado una marcha con antorchas en el campus de la Universidad de Virginia, cantando eslóganes antisemitas, lo que derivó en la convocatoria de contramanifestaciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se convirtió también en centro de las críticas después de afirmar que había gente buena «en ambos bandos». En el aniversario de los incidentes condenó «todo tipo de racismo y actos de violencia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.