Dominic Thiem Roger Federer
DPA


El tenista austriaco Dominic Thiem se proclamó este domingo campeón del torneo de Indian Wells (Estados Unidos), primer Masters 1.000 de la temporada, después de remontar y sorprender al suizo Roger Federer, al que batió en tres sets por 3-6, 6-3, 7-5 tras dos horas y media.

El jugador centroeuropeo logró su duodécimo título individual y el de más prestigio de su carrera deportiva después de haber perdido las dos finales en el Mutua Madrid Open ante Rafa Nadal y Alexander Zverev en 2017, además de la pasada final de Roland Garros ante el balear.

Además, Thiem se convirtió en el primer jugador de su país en ganar un torneo de esta categoría desde que lo hiciese Thomas Muster en 1997 precisamente en Miami, el siguiente Masters 1.000 que da inicio esta semana y donde será uno de los favoritos.

Para ello, el austriaco, de 25 años, tuvo que frustrar al veterano Federer, más ‘descansado’ tras no jugar su esperada semifinal ante Rafa Nadal por la lesión del manacorí, pero que no pudo conquistar su sexto título en el desierto californiano, lo que habría supuesto su trofeo número 101.

Sin embargo, el de Basilea empezó bien y con un rápido ‘break’ confirmó su teórico mayor favoritismo situando un peligroso 3-0 en el marcador. Thiem no se descompuso y recuperó la rotura en el séptimo juego, pero Federer le replicó con una más, y la última que conseguiría en el partido, para luego no perdonar con su servicio y hacerse con el primer parcial.

El austriaco había concedido ocho pelotas de rotura en el primer set y se esmeró en mejorar esa faceta para tener opciones de victoria. Aún así, tuvo que salvar dos al inicio de la segunda manga y posteriormente no perdonó las suyas y se situó por delante. A partir de ahí, blindó su servicio para igualar el partido.

Ninguno de los dos se relajó con el saque, pero tuvo que ser Thiem el que tuviese nervios de acero en los compases finales del tercer set, primero levantando un peligroso 30-40 con 4-3 para su rival y luego sin temblarle el pulso cuando el exnúmero uno del mundo restaba para ganar el título. En cambio, Federer entregó de forma inesperada el suyo en el juego siguiente y el centroeuropeo ya no perdonó para conquistar el primer Masters 1.000 de la temporada.

“Es un placer competir contigo, aprender tanto de ti y jugar con una de las leyendas más grandes de todos los tiempos. Siento que no tengo derecho a felicitarte, tienes 88 títulos más que yo, así que sólo espero que juegues más y que podamos tener otras grandes finales”, apuntó Thiem tras ganar la final.

Por su parte, el suizo, que perdió por segundo año consecutivo esta final, celebró haber tenido “una gran semana” pese a la derrota. “Dominic ha jugado maravilloso en la final y durante toda la semana.
Acabo de recibir mis 100 (títulos de su carrera) en Dubai y tuve una buena semana aquí, así que no hay razón para deprimirse. Además, hay más que esperar en Miami”, subrayó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.