Andrea Molina
EUROPA PRESS


Andrea Molina ha tenido que vivir una situación de lo más desagradable esta semana. La hija de Lydia Bosch y Micky Molina ha utilizado los stories de su perfil de Instagram para contar cómo dos hombres la han intimidado mientras volvía a casa del gimnasio.

La actriz comenzaba así su relato: «Me apetece contar algo. Acabo de salir de hacer gimnasia ahora mismo, yo voy tarde porque no puedo antes. En el camino de vuelta, en coche, me ha pasado algo bastante incómodo. Se ha puesto de repente una furgoneta blanca a mi lado, con dos chicos dentro y han empezado a pitarme. Al principio miraba para atrás pensando que estaba haciendo algo mal hasta que han bajado la ventanilla los del coche y han comenzado a chasquearme como a los perros. De eso han pasado a subirme la música y a ponerme una canción de reggaeton que decía algo así como ‘quiero hacértelo todo’. El semáforo estaba en rojo y al ponerse en verde he acelerado rápido, pero he tenido mala suerte de que había otro en rojo. He estado en una recta de unos 500 metros con ellos por detrás, pegando su coche al mío y así repetidas veces. Me he sentido súper incómoda y lo único que hacía era mirar para el frente e ignorar, hacer que no les escuchaba, pero obviamente sí que les escuchaba».

Una intimidación que le ha llevado a Andrea a reflexionar sobre las pasadas protestas del 8 de marzo, para dejar claro que sobran motivos para salir a la calle: «Señores, después se preguntan por qué se hacen manifestaciones. Porque las mujeres se reivindican. Porque hay días en los que las mujeres salen a la calle y piden respeto. Por cosas como estas se necesitan hacer estas manifestaciones y estas llamadas de atención, porque es muy fuerte que en el 2019, yo con 27 años, tenga que sentirme incómoda porque haya dos burros, dos cazurros, que se dediquen a intimidarme».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.