Venecia
Reuters


El Ayuntamiento de Venecia ha votado por primera vez en su historia imponer una tasa de 3 euros de entrada a los visitantes para ayudar a mantener la ciudad que es Patrimonio de la Humanidad, en una votación realizada este martes a última hora, sobre la propuesta que ya había planteado la ciudad. Se elevará a entre 6 y 10 euros desde comienzos de 2020, dependiendo de si los turistas visitan la ciudad en temporada baja o alta.

Este impuesto solo gravará sobre turistas que pasen un solo día en la ciudad, ya que los que se alojan en hoteles u otros establecimientos ya contribuyen a través del impuesto turístico y estarán exentos de la tasa de entrada. Tampoco se aplicará a los menores de seis años.

El pago se realizará junto a la compra de los billetes del transporte que utilice el turista y no podrá superar los 10 euros, una medida claramente dirigida a los cruceros. El Ayuntamiento no ha detallado exactamente cómo recaudará el dinero, ha sugerido que eventualmente las compañías de transporte que ya lo incluirán.

El plan inicial era cobrar entre 2,5 y 10 euros a aquellos turistas que visiten la ciudad durante solo un día y que no pernocten en ella, una “tarifa de aterrizaje” recogida en la Ley de Presupuestos italiana y que tiene el objetivo de mantener limpia la ciudad y permitir que los venecianos “vivan con mayor decoro”, según ha explicado el alcalde de la ciudad, Luigi Brugnaro.

La ciudad de los canales recibe cada año 25 millones de turistas, de los cuales cerca de 14 millones van a pasar el día, pero no pernoctan.

El Ayuntamiento pretende destinar lo recaudado a servicios de la ciudad, bomberos, policías o servicios de limpieza y a tratar de rebajar los impuestos a los venecianos, con el fin de detener el “éxodo” del centro histórico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.