Una nueva parada-obstáculo de la EMT


Una lectora se ha puesto en contacto con este digital para quejarse de los problemas derivados del cambio de ubicación de una parada de la EMT en la calle Manacor de Palma.

La afectada nos explica que ella es minusválida “con un grado de movilidad reducida del 66%” y que el lugar donde han colocado ahora la parada “impide usar cochecitos de bebé, carritos o sillas de ruedas porque es muy difícil y peligroso. Mirad las fotos y decidme donde puedo ponerme a esperar el autobús que cojo para ir a Son Llàtzer”.

Esta situación se la hizo saber a la EMT que le ha dado la siguiente explicación: “Recibida su reclamación de día 29 de noviembre, en la que da cuenta de su disconformidad sobre la nueva ubicación de una de nuestras paradas de las líneas 31, 7 y 14, le informamos que el cambio de la misma viene ordenado por la Regiduría de Movilidad debido a la falta de seguridad de la anterior parada por encontrarse junto a un edificio ruinoso, suponiendo un peligro para los usuarios”.

Y puede quizá darse la razón a la medida de buscar un sitio alternativo si existía ese peligro pero llama la atención -como suele decirse- que ese nuevo sitio no parezca haber tenido en cuenta las necesidades de determinados colectivos (en especial las de aquellos usuarios que necesitan sillas de ruedas, como es el caso, pero también carritos, andadores, cochecitos de bebé…)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.