Llegan a la ciudad colombiana de Cúcuta los primeros camiones con ayuda humanitaria para Venezuela
Reuters


Los primeros camiones cargados con ayuda humanitaria para Venezuela han llegado este jueves a la ciudad colombiana de Cúcuta, ubicada en la frontera común, donde se almacenará hasta que se aclare cómo entrará y se repartirá en el país vecino, sumido en una grave crisis política y humanitaria.

“Continuando con el proceso logístico que realiza el Gobierno de Colombia para la recepción y acopio de la ayuda enviada por el Gobierno de Estados Unidos para el pueblo de Venezuela, en la tarde de hoy llegaron a Cúcuta los primeros camiones con la asistencia humanitaria”, ha anunciado el Ministerio de Exteriores colombiano en un comunicado.

Se trata de dos contenedores de 50 toneladas y al menos seis camiones de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) que han llegado escoltados por la Policía Nacional de Colombia. El secretario de Estado, Mike Pompeo, había anunciado una primera inyección de 20 millones de dólares en ayuda humanitaria a Venezuela.

Aunque se desconoce el contenido concreto de este primer envío, el autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, el líder opositor Juan Guaidó, ha avanzado estos días que la fase inicial de la ayuda humanitaria se centrará en la entrega de comida y medicamentos a los entre 250.000 y 300.000 venezolanos “en riesgo de muerte”.

El diario local ‘El Nacional’ ha precisado que el convoy humanitario ha llegado por el puente internacional de Tienditas que, según imágenes difundidas por el propio Pompeo por Twitter el miércoles, ha quedado bloqueado por el lado venezolano con un camión cisterna y dos contenedores.

“UNA INICIATIVA A MEDIANO PLAZO”

El Gobierno de Iván Duque ha avanzado que se trata de “una iniciativa a mediano plazo”, por lo que en los próximos días “llegarán más insumos humanitarios (…) para apoyar al pueblo venezolano”, que se irán guardando en el “centro de acopio” creado ‘ex profeso’ “con el objetivo de realizar el proceso de custodia y resguardo”.

Además de Cúcuta, principal paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, Guaidó ha adelantado esta semana que habrá otros dos centros de acopio para recibir la ayuda humanitaria: uno en la linde con Brasil y otro en una isla del mar Caribe aún por determinar.

La incógnita a estas alturas sigue siendo cómo entrarán estos suministros a Venezuela porque las fronteras siguen controladas por las Fuerzas Armadas. Guaidó ha lanzado sucesivos llamamientos a la “familia militar” para que den la espalda al Gobierno de Nicolás Maduro y abran las puertas del país a la ayuda humanitaria.

Otra cuestión por resolver es qué pasará una vez haya entrado. El propio Guaidó ha denunciado, citando fuentes propias en el mando militar, que el Gobierno planea apropiarse de los envíos extranjeros para distribuirlos solamente entre sus fieles.

CRISIS HUMANITARIA

Venezuela sufre desde hace años una desabastecimiento generalizado de productos de primera necesidad, como comida o medicamentos, que sumado a una inflación que cerró 2018 con una cifra récord de más de un millón y medio por ciento y a la creciente violencia en las calles ha provocado un éxodo de tres millones de venezolanos.

Las autoridades de Colombia, principal receptor de los migrantes venezolanos en la región, han aclarado en el comunicado que la ayuda recibida este jueves está destinada a Venezuela, no a los inmigrantes venezolanos en el exterior, por lo que ha pedido a los que están en suelo colombiano que no se desplacen a Cúcuta.

“Cabe resaltar que las instituciones colombianas, con apoyo de la cooperación internacional, mantienen los programas de asistencia humanitaria que se vienen desarrollando con los migrantes venezolanos y retornados colombianos que ya se encuentran en nuestro país”, ha recordado.

CRISIS POLÍTICA

La tensión se ha disparado en Venezuela desde el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato que ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional reconocen por considerar que es fruto de unas elecciones presidenciales, las del 20 de mayo, no democráticas.

En respuesta, el presidente de la Asamblea Nacional se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero, en un movimiento que han reconocido Estados Unidos, Canadá, la mayoría de países latinoamericanos y numerosos países europeos, incluido España.

México, Uruguay y la UE, por su parte, han apostado por reactivar la comunicación entre las partes para conseguir una solución negociada a la crisis política que sufre Venezuela. Estos tres actores y los países que les apoyan se reúnen este jueves en Montevideo en una primera toma de contacto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.