Lindsey Vonn
Reuters


La esquiadora estadounidense Lindsey Vonn anunció este viernes que se retirará después del Mundial que se celebra en Suecia la próxima semana, donde competirá en el descenso y el supergigante, por culpa de las lesiones y un “cuerpo roto sin posibilidad de reparación”.

“Tengo que aceptar que no puedo seguir con el esquí. Competiré en el Mundial la próxima semana en Are y serán las últimas competiciones de mi carrera”, dijo a través de un mensaje en sus redes sociales.

La que está considerada como la mejor esquiadora de la historia, con un récord de 82 victorias en la Copa del Mundo, venía vaticinando los últimos meses su posible retirada. La campeona olímpica de descenso en Vancouver 2010 arrastra una plaga de lesiones en las rodillas. “Siempre he empujado al límite, lo que me ha dado muchos éxitos pero también accidentes”, añade.

“No quería que mi carrera se relate a través de las lesiones y por eso no dije a nadie sobre mi cirugía la pasada primavera. Mi caída en Lake Louise en 2017 fue más dolorosa, pero quise seguir porque quería ganar una medalla en Pyeongchang por mi abuelo fallecido”, explica.

Vonn añade además que se encontraba mejor hasta que otra caída en diciembre le causó una triple fractura en la rodilla que necesitó de una terapia intensiva. “Mi cuerpo está roto sin posibilidad de reparación y no me está permitiendo tener la última temporada que soñé. Mi cuerpo me está gritando que pare y es hora de que escuche”, reconoce, antes de valorar sus éxitos.

“Puedo mirar atrás a mis 82 victorias de Copa del Mundo y 20 títulos, las tres medallas olímpicas y siete medallas de Mundial y decir que he logrado algo que ninguna otra mujer en la historia ha podido hacer”, termina.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.