Lindsey Vonn
Michael Kappeler/dpa


La esquiadora estadounidense Lindsey Vonn se ha despedido este domingo de la competición de élite conquistando una medalla de bronce en la prueba de descenso del Campeonato del Mundo de esquí alpino, celebrado en Are (Suecia).

Vonn, que el pasado viernes anunció su retirada a la conclusión de este Mundial, ha acabado en esa tercera plaza con un tiempo de 1:02.23. El oro se lo adjudicó la eslovena Ilka Stuhec, con un registro de 1:01.74, y la medalla de plata fue para la suiza Corinne Suter, que hizo un crono de 1:01.97.

La estadounidense, de 34 años, al menos cerró con buen sabor su última cita mundialista, resarciéndose de una caída sufrida el pasado martes durante la prueba del supergigante. Su buen desempeño en el descenso significó el broche, en este caso de bronce, a un extenso palmarés donde figura un récord de 82 victorias en la Copa del Mundo.

Más de 20 títulos, tres medallas olímpicas y siete medallas en Mundiales dan resplandor a su carrera, truncada ahora por una plaga de lesiones en las rodillas. “Ha sido un día muy emotivo para mí, ha sido muy difícil controlar los nervios”, dijo Vonn este domingo tras la carrera.

“Definitivamente, ha sido el momento en el que más nerviosa he estado en mi vida, y todo lo que quería hacer era terminar fuerte y tener el final con el que he estado soñando durante toda mi carrera”, concluyó la laureada esquiadora estadounidense.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.