Un equipo de investigadores del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea) ha elaborado un estudio sobre la biodiversidad del fondo marino en el puerto y la bahía de Palma que ha permitido identificar un total de 269 especies de gusanos marinos y que permitirá analizar la salud del estado marino balear y detectar especies invasoras.

Según ha informado la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) esta gran diversidad de especies es, a parecer de los investigadores, un indicador de la complejidad de hábitats en la bahía y refleja el desconocimiento de la diversidad que nos rodea, más elevada de la esperada.

El trabajo de los investigadores también ha identificado especies que no habían sido citadas hasta ahora en las Baleares, algunas de ellas consideradas como invasoras.

El trabajo es fruto de la colaboración entre la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) y el Imedea (CSIC-UIB), que firmaron hace un año un contrato de investigación para realizar un ‘Análisis de la biodiversidad del fondo marino (bentónica) del puerto de Palma y otras zonas de la Bahía de Palma’.

El proyecto, liderado por los doctores Joan Pons, del IMEDEA (CSIC-UIB), y María Capa, del Departamento de Biología de la UIB y el NTNU University Museum de Noruega, surge de la voluntad de responder a una pregunta: ¿Es el ADN un instrumento preciso y rentable para identificar especies y hacer un seguimiento del estado de conservación de las comunidades marinas?.

Para responder en esta pregunta, los doctores Capa y Pons han desarrollado una nueva metodología de análisis basada en el uso de técnicas de secuenciación masiva de ADN que ha permitido comparar la composición de especies de gusanos marinos y su abundancia en tres áreas con un impacto humano diferente: el puerto de Palma, el Portitxol y la zona marina protegida de la Bahía de Palma.

Para el presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, «lo esencial de la colaboración continuada entre el puerto y la comunidad científica es obtener datos objetivos sobre los que poder tomar decisiones acertadas, y no basándose en suposiciones o en falsos prejuicios».

El estudio ha sido coordinador por la unidad de Calidad, Medio Ambiente e Innovación de la APB.

LOS GUSANOS MARÍTIMOS COMO INDICADOR DE LA CONSERVACIÓN MARINA

Los gusanos o anélidos marinos son un grupo abundante y diverso de invertebrados –con unas 17.000 especies descritas en el mundo, alrededor de 500 citadas en las Baleares– que habita mayoritariamente en los fondos marinos.

Una embarcación del Imedea (CSIC-UIB), con la ayuda de buzos profesionales, recogió muestras durante el verano y el invierno de 2017, en el puerto de Palma, en el Portitxol, así como en la reserva marina de la Bahía de Palma (Cala Blava) y la isla de la Porrassa.

En total se recogieron 60 muestras de sedimento y de raspados de superficies duras (muros y estructuras artificiales), que se han procesado y estudiado de manera detallada tanto a nivel morfológico como genético.

Las muestras recogidas en los sedimentos de los ambientes portuarios contienen una baja diversidad de especies, algunas de las cuales son indicadoras de condiciones ambientales degradadas, como era esperable.

Sin embargo, algunas muestras tomadas en los muros más expuestos de los puertos, incluidas los muelles donde atracan los ferris y los cruceros turísticos en el dique del Oeste, reflejan un estado de conservación «mejor del esperado», según la APB, al contener «una gran diversidad de especies, algunas propias de ambientes no antropizados».

ESPECIES INVASORAS

Además, el estudio ha permitido detectar la presencia de especies invasoras, como Ficopomatus enigmaticus, presente en el catálogo de especies españolas invasoras, o especies del genero Hydroides, no citadas hasta la fecha en Baleares.

No se conoce cuando han podido llegar a Mallorca ya que no existen estudios previos, y posiblemente han sido introducidas en las aguas de Mallorca adheridas a los cascos de los barcos o en estado larvario en las aguas de lastre.

Su presencia se relaciona con efectos negativos para el medio ambiente, ya que puede llegar a formar densas colonias de tubos calcáreos someros que desplacen a las especies nativas, además de provocar problemas de obstrucción de canales y compuertas en puertos y otros sistemas costeros o crecer en los cascos de los barcos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.