Manifestación en Barcelona contra el inicio del juicio a los impulsores del 1-O
EP


Diversos representantes de entidades sociales, partidos políticos y sindicatos han llamado este martes a la “movilización permanente y a parar el país” en los próximos días durante la protesta convocada en la plaza Catalunya de Barcelona por el juicio a los impulsores del 1-O que se celebra en el Tribunal Supremo, a la que han asistido 6.000 personas, según la Guardia Urbana.

Lo han pedido a través de un manifiesto que han leído, entre otros, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; la portavoz, Elsa Artadi; el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello; la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie; el vicepersidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, y la diputada de la CUP en el Parlament Maria Sirvent.

“Ejercer derechos fundamentales no es un delito. Organizar un referéndum no es un delito. La autodeterminación no es un delito. Votar no es un delito”, han dicho durante el acto en el que han intervenido de forma coral.

“A la vista de las irregularidades que se han dado no podemos decir que el Tribunal es independiente e imparcial. Hoy ha comenzado un juicio político”, ha dicho Mauri, que ha recordado que hay otros procesos abiertos que serán juzgados en lo que ha denominado ‘Causa general contra el 1 de octubre’.

Pisarello ha explicado que en el acto de este martes se han reunido independentistas y no independentistas, gente de diferentes sensibilidades, que proponen cosas distintas e incluso antagónicas “para tomar la palabra en defensa de la democracia, de los derechos civiles y políticos, pero también de los sociales” que consideran en peligro.

Artadi ha subrayado que se está juzgando “la democracia y, cuando se juzga a la democracia, el voto, el derecho a decidir y a los representantes del pueblo y de las entidades civiles, se juzga al pueblo entero”.

“Vemos el peligro de unas instituciones judiciales politizadas que quieren llevar a cabo un castigo ejemplar de antemano para que nadie se atreva a abordar vías políticas y democráticas que pongan a debate cuestiones que determinadas élites puedan considerar fuera de la ley”, ha dicho Aragonès, que ha afirmado que la democracia, votar, el derecho a decidir y la libertad de expresión no pueden estar nunca fuera de la ley.

“Decidir no es un delito y un referéndum y la autodeterminación no se pueden juzgar y mucho menos condenar”, ha zanjado el vicepresidente.

Sirvent ha afirmado que sin derechos civiles y políticos no hay democracia porque “son la clave para defender el resto de derechos”, motivo en torno al cual ha afirmado que se han reunido las entidades, los partidos y los sindicatos convocantes.

INICIO DE UN CICLO

El acto de protesta, convocado el jueves de la semana pasada, ha conseguido llenar la plaza Catalunya de Barcelona con 6.000 personas y lo ha cerrado el cantautor Joan Dausà y, en último lugar, todos los concentrados han cantado ‘Els Segadors’, el himno de Cataluña.

La de este martes ha sido la primera movilización en contra del juicio que inaugura un nuevo ciclo de protestas por parte del soberanismo catalán: para el sábado 16 de febrero se ha convocado una manifestación de protesta en Barcelona y el sábado 16 de marzo otra, pero en este caso en Madrid.

Uno de los portavoces del acto de este martes, el exdiputado de la CUP en el Parlament David Fernández, ha resumido así el objetivo de este nuevo ciclo: “Tenemos que salir a la calle para vaciar las cárceles”, y ha pedido que todo el mundo acuda a la Gran Vía de Barcelona el próximo sábado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.