El Govern catalán traspasa la presidencia de la Eurorregión a Baleares tras un mandato complicado por el 155


El conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, ha traspasado este lunes la presidencia de la Eurorregión Pirineos Mediterráneo (EPM) a Baleares tras un mandato “complicado” por la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución, que se alargó desde el 27 de octubre de 2017 hasta el 2 de junio de 2018.

Así se ha pronunciado en rueda de prensa acompañado de la consellera de Presidencia del Govern balear, Pilar Costa, que ha recogido el testigo de la presidencia –que es rotativa y cambia cada 18 meses–, y del vicepresidente de la región de Occitania, Guillaume Cros.

La EPM, integrada por la región francesa de Occitania, Baleares y Catalunya, es un organismo público creado en 2004 que busca impulsar un proyecto común de cooperación bajo la estructura de una agrupación europea de cooperación territorial.

Según Bosch, pese a la excepcionalidad vivida en Cataluña –que asumió la presidencia de la EPM el 23 de junio de 2017–, han conseguido reforzarla: “Pese a la situación complicadísima del Govern en estos 18 meses, con la suspensión de nuestras instituciones, hemos seguido trabajando, pero ha sido mucho más complicado”.

Tras defender la convicción europea de Catalunya, ha explicado que uno de los objetivos que se han tirado adelante es la firma este mismo lunes del documento ‘Alianza de Cooperación Mediterránea’, que reclama que la UE, instituciones euromediterráneas, la Unión Africana, Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales trabajen para construir una “macrorregión mediterránea común, más cohesionada y de titularidad compartida”.

La consellera de Presidencia balear, Pilar Costa, ha felicitado el “magnífico” trabajo hecho por la presidencia catalana, y ha subrayado que sus prioridades están recogidas en la hoja de ruta adoptada por los miembros de la EPM en 2017 bajo el documento ‘Por una Eurorregión creativa, sostenible y solidaria en el horizonte de 2020’, en beneficio de los 15 millones de ciudadanos que viven en los tres territorios.

Así, quieren promover un turismo sostenible que conviva con armonía y equilibrio con los residentes de los territorios sin modificar sus usos y costumbres, y todo ello acompañado de la mejora del ambiente, la creación de puestos de trabajos más estables y la preservación del entorno.

También reivindicarán la necesidad de que las políticas de la UE tengan en cuenta el hecho insular, que les condiciona y les pone en inferioridad de condiciones a la hora de competir con otros territorios: “Este agravante, que es evidente en Mallorca, se multiplica en Menorca, Ibiza y Formentera”.

CÓRCEGA Y CERDEÑA

Por ello, ha explicado que trabajan con Córcega y Cerdeña para tejer una “estrategia conjunta” en este ámbito, y que apoyarán desde la EPM.

El vicepresidente de la región de Occitania, Guillaume Cros, ha advertido del incremento del euroescepticimo y el populismo, y ha asegurado que la Eurorregión Pirineo Mediterráneo puede ser un “punto de partida” para defender, con políticas firmes, la importancia y la necesidad de Europa.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.