El 26,4% de la población balear en edad laboral se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social, según el informe de la Fundación Adecco, ‘Un empleo contra la exclusión’, que ha analizado los datos del informe Arope (‘At risk of poverty and/or exclusion’ de EAPN) en su relación con cifras oficiales de la Encuesta de Población Activa (EPA).

De esta manera, el informe refleja que el riesgo entre la población balear en edad laboral es mayor que el que refleja el índice Arope para la población total de las Islas, que se encuentra en el 24,7%.

Respecto a la población en edad laboral, este índice aumenta cinco puntos por encima que el año pasado (21,1%), aunque casi dos menos que hace dos, en 2015 (26,35%).

Si se cruzan estos datos con los de población, proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en la EPA, se obtiene que, de las 780.700 personas de Baleares entre 16 y 64 años, 206.104 (el 26,4%) se encuentran en esta situación crítica.

Tal como explican, esta cifra es “aún más preocupante” teniendo en cuenta que está cinco puntos por encima que el año pasado, así como de hace una década ya que en 2008 la cifra era del 21,6%.

Según han señalado desde Adecco, esta evolución da cuenta de que, “aunque la tendencia es positiva, Baleares aún no está en las cotas deseables para el momento actual”, teniendo en cuenta que “hace una década, en una sociedad con menos recorrido y menos madura, la situación era más favorable, explican desde la fundación”.

El director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero, considera que “no parece aventurado” señalar que, entre “las personas en edad laboral, nos encontramos con una elevada proporción de desempleados, fundamentalmente de larga duración que han agotado todas sus prestaciones, así como profesionales que se encuentran en situación de irregularidad, trabajando en la economía sumergida o inactivos con capacidad para trabajar”.

“El desempleo, la precariedad y la inactividad, se convierten, por tanto, en factores que subyacen detrás de las situaciones de pobreza y exclusión”, ha remarcado Mesonero.

Ante esta situación, considera que “la solución pasa por la articulación de políticas activas de empleo que, frente a los subsidios no sostenibles en el tiempo, garanticen que los desempleados con más dificultades puedan desempeñar una ocupación, de forma continuada, que dignifique su vida”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.