MICHAEL PETERSON/U.S. AIR FORCE


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado que suspenderá a partir de este sábado sus obligaciones bajo el Tratado de control de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) firmado con Rusia e iniciará un proceso de retirada del pacto que se completará en seis meses y del que solo se retractará si percibe que Moscú vuelve a cumplir con los términos del acuerdo.

“Rusia lleva violando el tratado desde hace mucho tiempo y con impunidad al desarrollar en secreto un sistema de misiles prohibido que supone una amenaza directa a nuestros aliados y a las tropas en el extranjero”, según el comunicado presidencial.

“Mañana (por este sábado) Estado Unidos suspenderá sus obligaciones bajo el tratado y comenzará el proceso de retirada, que será finalizado en un plazo de seis meses a no ser que Rusia vuelva a respetarlo y destruya a todos los misiles, lanzaderas y equipo relacionado”, ha añadido Trump.

El presidente de Estados Unidos ha recordado que su decisión cuenta con el “completo respaldo de la OTAN”. Según Trump, la Alianza Atlántica de la que EEUU forma parte “entiende la amenaza que supone esta violación por parte de Rusia”.

El INF, suscrito en 1987, ayuda a proteger la seguridad de Estados Unidos y a sus aliados en Europa y Asia. Prohíbe que Estados Unidos y Rusia posean, produzcan o prueben un misil de crucero lanzado desde tierra con un alcance de 450 a 5.600 kilómetros.

Rusia ya había exhibido sus dudas sobre seguir o no en el acuerdo, dada la proximidad de la defensa de la OTAN a sus fronteras, que interpreta como una amenaza. La retirada marca una brusca ruptura en la política de control armamentístico de Estados Unidos y se enfrenta a la oposición de sectores moderados dentro del Departamento de Estado y del Pentágono.

Trump, con todo, mantiene una mano tendida al Kremlin para dar marcha atrás en esta decisión. “Seguimos dispuestos a hablar con Rusia a través de negociaciones sobre un control de armamento verificable, garantizado. Y, una vez que terminemos, desarrollar, quizás por vez primera, una relación extraordinaria a nivel económico, comercial, político y militar”, ha añadido.

Horas después, el presidente estadounidense ha expresado desde la Casa Blanca su voluntad de mantener conversaciones para lograr un nuevo acuerdo de control de armas.

“Espero que seamos capaces de meter a todos en una habitación grande y bonita y lograr un nuevo acuerdo que sea mucho mejor. Ciertamente, eso me gustaría”, ha señalado, según ha recogido la agencia de noticias Reuters.

El Gobierno de Rusia ha subrayado este mismo viernes que “se reserva el derecho a reaccionar” si Estados Unidos abandona de forma definitiva del Tratado INF, si bien se ha mostrado dispuesto a hablar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.