policia nacional
EP


La Policía Nacional ha procedido a la detención de un hombre y una mujer, de nacionalidad rumana y de 27 y 28 años de edad, por un delito continuado contra el patrimonio al robar relojes de alta gama a través de la popular técnica del “abrazo amoroso”.

La operación, llamada precisamente “Hug Amoroso” comenzó el pasado mes de octubre a raíz de un incremento de robos en relojes de alto precio. Las denuncias tenían en común el modus operandi: el “abrazo amoroso”.

Los detenidos se acercaban a las víctimas, normalmente de avanzada edad, preguntando una dirección o utilizando alguna otra excusa. En el caso de la mujer, llegando incluso a ofrecer servicios sexuales y comenzando a tocar y agarrar a las víctimas para conseguir robarles.

Los ladrones trataban de hacerlo sin levantar sospechas pero otras veces también utilizaban la violencia si la víctima se percataba. En ese caso huían con el vehículo del cómplice, usado también para localizar más víctimas.

Después de cometer los robos, los autores se desplazaban a otros puntos de la geografía española en barco y avión

Ambos detenidos forman parte de una organización internacional compuesta por ciudadanos rumanos que actúa en toda la geografía española, permaneciendo pequeñas temporadas en el mismo lugar para perpetrar las sustracciones.

Tras varios robos abandonaron la isla y se dirigieron a Barcelona, su ciudad habitual. Esta organización utiliza a terceros, también de nacionalidad rumana, para poner vehículos a sus nombres, llegando a acumular más de una treintena de vehículos a un solo nombre. Así dificultaban aún más su persecución o identificación, variando constantemente de vehículos.

Durante la investigación se ha identificado a otros ocho integrantes. Entre ellos se procedió a la detención,  en el mes de diciembre pasado, in fraganti, de una mujer de 26 años de edad, cuando abordó a una víctima y no dudó en utilizar violencia para hacerse con el reloj.

Mediante estas detenciones, se han podido esclarecer un total de cinco denuncias directamente achacables a los dos detenidos y más de otra veintena correspondientes a la organización, ascendiendo el valor de los relojes sustraídos a más de 225.000 euros. Eso sí, no se ha podido recuperar ninguno de los mismos, dado que desde el momento de cometer el hecho delictivo el reloj en cuestión es entregado a otro integrante de la organización encargado de su transporte y no vinculado aparentemente con los autores materiales, siendo el destino final de los relojes su venta en el mercado negro en países del este.

Según ha explicado la Policía Nacional, ella ha ingresado en prisión mientras que él ha quedado en libertad con cargos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.