Jordi Cuixart
Pool


El juicio por el ‘procés’ independentista en Cataluña se ha reanudado a las horas de este martes en el Tribunal Supremo con la declaración presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, que ha reconocido que el papel de esta organización era el de “movilizar a la sociedad”, que defiende la autodeterminación y que es cierto que desde la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut en 2010 han venido pidiendo a los políticos “españoles y catalanes que escuchen a la ciudadanía en ejercicio de derechos fundamentales”. “Y lo seguiremos haciendo, pase lo que pase”, ha añadido.

Cuixart es el primer acusado en ser interrogado tras la reanudación del juicio este martes, y ha comenzado señalando que respondería a las preguntas del fiscal Jaime Moreno, y advirtiendo que no contestaría a la Abogacía del Estado ni a la acusación particular ejercida por Vox, cuyos abogados no estaban presentes porque han llegado tarde y tendrán que esperar al primer receso para incorporarse a la vista.

Lo primero que ha dicho es que es socio 36.080 de Ómnium, lo que es motivo de “satisfacción” para él, definiéndose seguidamente como preso político. En varios momentos del interrogatorio, Cuixart ha utilizado la coletilla “hostiá” antes de responder a las cuestiones planteadas por el fiscal Moreno.

La Fiscalía pide 17 años de prisión y 17 años de inhabilitación para Cuixart, en prisión preventiva desde el 16 de octubre de 2017, por el delito de rebelión agravada por condición de jefe o promotor y por la malversación de caudales públicos. La Abogacía del Estado solicita 8 años de cárcel por sedición; mientras que VOX pide 62 años de prisión por dos delitos de rebelión y organización criminal.

Tras explicar el origen de organización cultural de esta organización, Cuixart ha explicado que el 99 por ciento de los miembros de Ómnium son independentistas y que defienden el derecho de autodeterminación “y aún más a partir de la sentencia del Estatut de 2010, en tanto que Cataluña es nación, y esto es un derecho inalienable”.

Tengo un sentimiento republicano y aquí espero que eso no se esté juzgando”, ha manifestado Cuixart, a lo que el fiscal le ha respondido, “no lo dude, no se le está juzgando por ello”.

DECLARACIÓN DE INTENCIONES, NO HOJA DE RUTA

Cuixart también se ha referido a un documento que aparece en el escrito elaborado por Ómnium de la acusación popular y al que la Fiscalía califica de “hoja de ruta” de las acciones que acabaron teniendo lugar en el otoño de 2017. Lo ha calificado de simple “declaración de intenciones” que “obedecía a una estrategia en la que se defendía la independencia y aportaba movilización social, para convertir las elecciones del 27 de septiembre en unas elecciones de carácter plebiscitario”.

Cuixart ha eludido responder a las preguntas que el fiscal le realizaba relativas a cada una de las decisiones del Govern o el Parlament catalán que fueron suspendidas por el Tribunal Constitucional señalando que las desconoce en profundidad porque no es político, sino tan solo un “activista social”. “Le mentiría si le dijera que todos fueron suspendidos o no, me consta que suspendió el referéndum pero le mentiría si le dijera esta sí o no porque no tengo suficiente conocimiento”, ha añadido.

Al igual que los otros diez acusados que ya han declarado en semanas anteriores, Cuixart ha negado conocer hasta que se lo enseñó su abogada el documento denominado Enfocats y la Moleskine con anotaciones que le fueron intervenidas en el domicilio del que fuera número 2 del exvicepresident de la Generalitat y también encausado Oriol Junqueras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.