La diputada de Cs Olga Ballester ha acusado este lunes al Govern de «poner a dedo» las jefaturas de servicio y puestos intermedios de los hospitales públicos de Baleares, lo que ha tildado de «despropósito».

«Llevamos tres años con iniciativas para que se derogue el decreto 87/2006 que se elaboró para permitir que las jefaturas de servicio pudieran ser de libre designación, es decir, elegidos por un cargo político», ha explicado en rueda de prensa.

En esta línea, ha recordado que fue el PP el que aprobó este decreto y que, a su juicio, «el PSOE aplaudió hasta con las orejas» porque, según ha señalado, «en estos menesteres PP y PSOE siempre van a la par».

Asimismo, ha lamentado que así «se desprestigia el ascenso profesional y se hace un flaco favor a los profesionales que ven que solo pueden acceder si muestran su fidelidad a un partido».

Además, ha asegurado que esto «genera una gran inestabilidad en todo el sistema sanitario porque estos cargos pueden ser cesados por el Govern entrante en cualquier momento».

En concreto, se ha pronunciado sobre la reciente elección del nuevo Jefe de Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Son Espases, para señalar que es «un absoluto despropósito» sobre el cual la consellera de Salud, Patricia Gómez, debe dar las correspondientes explicaciones.

«INFORME DEMOLEDOR»

Por otro lado, Ballester ha recordado que desde Cs se pidió al profesor Julián Ruiz que realizase un informe sobre el contenido de un libro de texto de Lengua y Literatura Catalana de Anaya de 1º de Bachillerato, el resultado del cual fue «demoledor porque quedaban patentes las numerosas manipulaciones y falsedades históricas, así como la politización pancatalansita que existía».

Así, ha explicado que se registró este informe en la Conselleria, junto con la petición de que se evaluara el contenido del libro y se retirase el mismo pero, según ha explicado, Inspección Educativa «dio carpetazo a este asunto sin remitir su informe al docente Julián Ruiz».

Como consecuencia, el conseller de Educación, Martí March, pidió al Inspector Jefe Antoni Arbós que entregase el informe correspondiente, a lo que este se negó. «Nos parece gravísimo que Arbós se niegue a cumplir las órdenes de un superior y que March se calle», ha añadido.

«Sería gravísimo que Inspección Educativa estuviese dando carpetazo a los casos sin realizar el estudio que corresponde y mintiendo, estaría incurriendo en un delito de dejación de funciones, desamparo al ciudadano y estafa al cargo», ha detallado.

Finalmente, la diputada ha querido condenar a los docentes que «utilizan las aulas para asistir disfrazados de payaso a las clases de lengua castellana» como, según ha señalado, ocurre en el CEIP Can Raspalls de Ibiza. «No parece que Inspección Educativa esté haciendo lo suficiente para que esto no ocurra», ha concluido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.