Foto: Reuters


James Gargasoulas, el conductor del vehículo que arrolló a los viandantes en una céntrica calle de Melbourne en 2017 acabando con la vida de seis personas, ha sido condenado este viernes a cadena perpetua, según ha informado la cadena australiana ABC.

El juez Mark Winberg ha dictaminado un periodo sin libertad condicional de 46 años para lo que ha descrito como un “acto insensato y cobarde” tras condenar a Gargasoulas a seis cadenas perpetuas por asesinato.

Winberg ha rechazado la idea de que Gargasoulas era ajeno a lo que sucedía a su alrededor mientras conducía, a pesar de que había experimentado delirios inducidos por drogas. “Sabías muy bien lo que hacías”, ha indicado el juez.

El Tribunal Supremo del estado australiano de Victoria declaró en noviembre culpable de asesinato y conducta imprudente a Gargasoulas, de 28 años.

Gargasoulas aceleró con su vehículo hacia el centro comercial de Bourke Street en enero de 2017 acabando con la vida de seis personas e hiriendo a otras 27. Entre las víctimas mortales había un bebé y una niña de 10 años.

El incidente fue uno de los peores asesinatos en masa en Australia, desde la masacre de Port Arthur en 1996 en la isla sureña de Tasmania, donde mataron a tiros a 35 personas.

Australia elevó su alerta en 2015 por el temor al retorno de radicales que se hubiesen sumado a grupos terroristas en países de Oriente Próximo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.