derrumbe de una presa en Brasil
DPA


Las autoridades de Brasil han elevado este lunes a 134 el número de muertos a causa de la rotura de una presa en la localidad brasileña de Brumadinho, situada en el estado de Minas Gerais (sureste).

La Defensa Civil ha señalado que un total de 120 de las víctimas mortales han sido identificadas, al tiempo que ha cifrado en 199 los desaparecidos, tal y como ha recogido el diario local ‘O Globo’.

Asimismo, ha subrayado que la «dificultad» a la hora de llevar a cabo las tareas de rescate ha provocado que sean «suspendidas», al tiempo que ha manifestado que otra de las represas está siendo monitorizada y no hay riesgo de derrumbe.

Durante la jornada, un tribunal brasileño ha ordenado a la empresa minera Vale que deje de usar ocho depósitos de residuos minerales, incluida la mina de Brucutu, con una capacidad anual de 30 millones de toneladas de hierro, lo que reduciría casi el nueve por ciento su producción anual, ha informado Reuters.

Según las informaciones recogidas el viernes por el diario local ‘Folha de Sao Paulo’, la compañía propietaria de la mina, Vale, sabía que las zonas afectadas estaban en riesgo en caso de que se rompiera alguna de las represas, entre ellas las oficinas y el restaurante en el que estaban la mayoría de los trabajadores en el momento del suceso.

El alud de barro destruyó las sirenas que debieron alertar a los empleados y bloquearon una ruta de escape que había sido descrita como segura por parte de Vale.

Las autoridades de Brasil congelaron la semana pasada más de 800 millones de reales (cerca de 191 millones de euros) en fondos de la empresa como compensación para las víctimas.

Durante la jornada del 29 de enero, tres empleados de Vale SA y otros dos ingenieros que trabajaban en representación de la minera brasileña fueron arrestados, según informaron fiscales de los estados de Minas Gerais y Sao Paulo.

La tragedia ha generado una ira generalizada en Brasil y nuevas dudas sobre el compromiso de Vale con la seguridad después de un incidente similar ocurrido hace tres años en un yacimiento del que era copropietario.

El presidente ejecutivo de la empresa, Fabio Schvartsman, ha afirmado que Vale detendrá las operaciones que usan esas presas y que gastará unos 5.000 millones de reales (alrededor de 1.136 millones de euros) en su desmantelamiento en los próximos tres años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.