Josep Borrell
EP


El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, se ha encarado este martes con el portavoz del PDeCAT en el Senado, Josep Lluís Cleries, después de que éste haya tachado de “propaganda” la labor de la Secretaría de Estado de la España Global.

“Que ustedes me hablen de tenderetes propagandísticos, cuando con el dinero de todos los catalanes han inundado las redes de vídeos de toda clase mintiendo descaradamente sobre la realidad de España, tiene gracia la cosa, mucha gracia”, ha espetado el ministro durante la sesión de control al Gobierno en el Senado.

Cleries ha acusado a Borrell de intentar tapar con “propaganda” lo que considera “graves carencias democráticas del Estado español” y ha pedido que, en lugar de hacer campañas, se acepte la presencia de observadores internacionales en el juicio por el 1-O.

Tras insistir en que, en pleno siglo XXI, el Estado español tiene “presos políticos y exiliados”, ha utilizado palabras que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, usó recientemente para referirse a la Venezuela de Nicolás Maduro. “Quien responde con violencia y prisión a las ansias de libertad y de democracia no es un socialista, es un tirano. Por una vez estoy de acuerdo con Pedro Sánchez”, ha dicho.

Borrell, además de negar que en España haya presos políticos, le ha respondido preguntándole si “de verdad” piensa que alguien se va a creer en Europa “que España es asimilable a la Venezuela de Maduro”, y ha advertido: “Sigan ustedes por este camino y continúen haciendo el ridículo”.

Además de Cleries, también el senador de Bildu Jon Iñarritu ha pedido explicaciones por la tarea de España Global y ha aconsejado a Exteriores que en vez de hacer “vídeos del ‘No-Do’ y ‘fake news’ ministeriales” aplique el diálogo en Cataluña “para acabar con lo que es un problema político”.

A Iñarritu, el ministro le ha respondido advirtiéndole de que no aceptará “lecciones de respeto a los Derechos Humanos” de quien viene de un partido que proviene del “antiguo brazo político de una organización terrorista”. Así, además de recordar que su formación no se ha preocupado por las víctimas de ETA, le ha reprochado que “con sus antecedentes”, se permita “apelar al diálogo para resolver los problemas políticos”.

“Francamente, hay cosas que uno tiene que soportar porque están en su sueldo, pero también le digo que hay límites a la crítica política”, ha añadido.

IBUPROFENO O VIAGRA

Tanto a Cleries como a Iñarritu, el ministro les ha acusado de tergiversar y “desfigurar” la información para poder atacarle mejor, mientras que éstos han sostenido que es España Global quien hace propaganda. Para Iñarritu, eso no es “política del ibuprofeno” sino “de viagra”, de un gobierno “súper excitado”.

Borrell ha tratado de defender que la Secretaría de Estado que dirige Irene Lozano tiene como misión “una política de explicación de la realidad institucional de la España constitucional” y “reaccionar frente a aquellos intentos de desacreditar y desprestigiar” a España, como el que, a su juicio, los propios senadores han hecho.

A su modo de ver, esa tarea de explicación de la realidad no tiene nada de malo y es similar a la que hacen otros países. Eso sí, ha opinado que España lo hace “con más necesidad que otros” porque está “sometido a más ataques, a más calumnias y a más tergiversaciones”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.