Álex Márquez
Team Estrella Galicia 0,0


El piloto del Team Estrella Galicia 0,0 Álex Márquez volvió a dejar claro que asume el favoritismo para llevarse el título de Moto2, porque tiene «todos los medios para ser campeón», aunque reconoce que debe dar «un paso hacia delante» y «controlar más la presión» en los momentos «clave».

«Estoy tranquilo, depende de mis resultados (competir el año que viene en MotoGP). Si después de seis o siete carreras, cuando se empieza hablar, estamos liderando carreras, van a llegar ofertas, así que estoy tranquilo por esa parte. Sé que depende de mi y que tengo los medios para ser campeón, lo tengo todo», confesó Álex Márquez en la presentación del Team Estrella Galicia 0,0 Marc VDS para el 2019 de este lunes.

El piloto ya asumió «el año pasado» el cartel de favorito y lo asume «otra vez» este año, que será el quinto en Moto2. «Tengo que dar un paso hacia delante y mejorar estas cosas que estamos hablando. Está claro que hay que ser más constante, falta pulir los detalles de carreras, saber controlar más la presión y en momentos clave estar más tranquilo. Con los cambios en el equipo y con David (David García, nuevo jefe de equipo) lo estamos consiguiendo, disfrutar más de las carreras», aseguró.

Para conseguir esa constancia durante la carrera, el de Cervera entrenó en motocross este invierno. «Hacemos motocross y está claro que intentas trabajar la constancia, la regularidad, das muchas vueltas. Físicamente es cuando me encuentro mejor, te vas haciendo mayor pero estás un poco mejor. Actualmente, de nivel físico y mental estoy a un nivel bueno. No es cómo empiezas, sino cómo acabas, pero empezar bien sería un puntazo», admitió el piloto, que sabe que está ante su gran oportunidad para ser campeón.

«Ganar el Mundial y quedarme en Moto2 por lo que sea sería un plan que firmo ahora mismo. Es una posibilidad, pero hoy en día si que está cerrado, equipos oficiales, pero hay la gran suerte de que en un equipo satélite, las motos hay muy poca diferencia y se puede conseguir buen material. Depende de mi, si se abren equipos satélites con buen material, allí es donde está mi ilusión, 2020 puede ser en MotoGP, y depende de mi trabajo y mis resultados», señaló un Álex Márquez que se ha marcado la categoría de MotoGP como un meta.

Con David García como jefe de equipo, la manera de trabajar dentro del Estrella Galicia sigue «otra filosofía». «Después de cuatro años era necesario un cambio, aire fresco, alguien español, que me entendiera un poco más y que tuviera ese carácter, que asumiera las cosas. Él tiene las cosas claras y yo también. Hemos cambiado mucho la manera de trabajar en pretemporada, con neumáticos usados, muchas vueltas, me están puteando, hablando claro. Pero será mejor para cuando estemos en un fin de semana, que se agradecerá», admitió.

«Ojalá esté el problema de que lleguemos al final de temporada jugándonos el título y estemos peleados (Márquez y Vierge), porque significará que el equipo está ‘on fire’ y nos estaremos jugando un título, que no es poco. En pretemporada estamos haciendo simulacros de carrera juntos, para tener el máximo de información. Uno está probando unas cosas, el otro en la otra dirección y por la tarde hacemos reuniones juntos. Ya hemos tenido roces el año pasado, pero luego nos vamos a tomar algo y se arregla todo», manifestó Álex Márquez sobre su relación con el que será su nuevo compañero de equipo.

Junto con Vierge, tras los test de Jerez, Álex cree que los favoritos al título son Lowes, Marini, Baldasarri o incluso Binder, que «tuvo muchos problemas con la KTM» en el primer test. «Está muy abierto y espero estar en la lucha, ese es mi objetivo. Hasta Le Mans no se verá quién está un pasito por encima del resto», reconoció.

«Hasta que no llegue Catar no lo sabré (constancia en las carreras) y ya sabemos que Catar, Argentina, Tejas, son carreras peculiares. Hasta que no llegas a Europa no sabes bien la realidad. Estamos usando neumáticos muy duros este año, que será un poco la diferencia, pero todo lo que estamos probando nos está funcionando. En Valencia, del primer día al segundo fuimos con la moto casi igual, intentando entender el pilotaje, la electrónica. Será un trabajo duro entender, sobre todo con la electrónica, saber cómo empiezas la carrera y cómo acabas», prosiguió sobre algunos de los cambios probados en la pretemporada.

La novedad de este año será el motor Triumph, que según Álex costará «a todos por igual» adaptarse a él. «Es verdad que los novatos sobre todo costaba más el embrague y entender la derrapada entrando, ahora es más fácil. Será complicado para todos, pero personalmente nos beneficia este cambio, por inercias, tiene un poco más de agarre», agregó sobre el motor, que ha hecho que cambie la parte delantera del chasis,

«Encima de la moto el ‘feeling’ es parecido e incluso mejora un pelín. Si en el ‘grip’ es donde teníamos más problemas, el motor nos lo está dando. Ahora, tenemos demasiado ‘grip’ y con neumático nuevo no puedo aprovecharlo, en eso estamos trabajando. Hay que encontrar el balance de entender y saber que Jerez es muy diferente a Catar», añadió.

Por último, afirmó que su hermano Marc «se fue contento» el tercer día de test. «El primero salió y ya fue primero porque se encontró rápido. Hizo el error los dos primeros días de salir demasiado atacado y tuvo problemas con el hombro, en el tercero lo cogió con más calma», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.