plato de espinacas con queso
VMIRAMONTES/FLICKR


Dos péptidos que son productos metabólicos naturales de ‘Rubisco’, una proteína que se encuentra en muchas plantas como las espinacas, puede ayudar en el desarrollo de nuevos medicamentos que produzcan menos efectos secundarios en la lucha contra los trastornos por consumo de alcohol, dolor crónico y del estado de ánimo, según una investigación publicada en la revista ‘European Neuropsychopharmacolgy’

Este descubrimiento proporciona una nueva vía para el desarrollo de medicamentos que brindan alivio terapéutico a un paciente sin causar efectos secundarios no deseados. «Somos parte de una área nueva y emocionante de descubrimiento de fármacos, cuyo objetivo es desarrollar moléculas que solo activen las vías de señalización celular asociadas con su efecto terapéutico. Descubrimos que estos péptidos activan selectivamente las vías beneficiosas conocidas sin activar las ‘vías de efectos secundarios’ del receptor», explica su autor, Richard van Rijn.

Van Rijn, en colaboración con los profesores Darci Trader y Markus Lill, está buscando activamente estrategias sintéticas y computacionales para mejorar estos péptidos y hacerlos más efectivos. El investigador cree que «hay razones para el optimismo», ya que los péptidos de rubiscolina ya están siendo investigados en estudios preclínicos por su capacidad para regular la ingesta dietética e incluso están disponibles comercialmente en productos antienvejecimiento para la piel.

Estos estudios preclínicos avanzan que los péptidos están biodisponibles por vía oral y son capaces de penetrar la barrera hematoencefálica, que son requisitios necesarios para que un medicamento pueda tratar con eficacia un trastorno del sistema nervioso central.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.