Trabajadores de Vodafone en Baleares La mala gestión de la empresa nos ha conducido al ERE


Preocupación entre los trabajadores de Vodafone España de Baleares ante el ERE presentado por la compañía y que afectará en las islas a 9 de los 45 trabajadores que hay en plantilla.

En este sentido hay que tener en cuenta que en Baleares hay una delegación (en la que trabajan 33 personas) y tan solo una tienda oficial (en la calle Aragón y que cuenta con 12 empleados) mientras que el resto de tiendas son de distribución (franquicias) y, por lo tanto, su plantilla no está contratada directamente por Vodafone España.

Según ha podido saber Crónica Balear, 7 de los 33 empleados de la delegación y 2 de la tienda serán despedidos a raíz del ERE. «No nos han dicho a quienes van a despedir pero hay gente que se ha presentado voluntaria para irse a la calle y no han aceptado», explica una de las trabajadoras.

Por esa razón han convocado varios paros laborales los días 29 y 31 de enero así como para el 5 y 7 de febrero: «Serán cortes de una hora, entre las 12:30 y 13:30 horas porque es lo único que nos han permitido».

Las propuestas que ha puesto a empresa para los despidos son «indemnización de 32 días por año trabajado con un tope máximo de 20 mensualidades. Para empleados de más de 56 años y con 10 años de antigüedad, plan de rentas compuestas por un 80% del salario fijo y un 50% del salario variable».

Los empleados se quejan de que la «mala gestión de la empresa es lo que ha llevado a esta situación: adquirir ONO, los derechos del fútbol y lo peor, el sistema con el que trabajamos que falla y no permite gestionar correctamente nada. Todo son incidencias internas».

Al respecto de este último punto, la trabajadora asegura que es «imposible alcanzar los objetivos que nos marcan en ventas porque los fallos del sistema, de hecho, impiden cerrar esas ventas. Hemos presentado quejas una y otra vez pero no hay manera, nos dicen que tengamos paciencia pero no se arregla».

EL ERE PODRÍA AFECTAR A UNOS 1.200 TRABAJADORES

Vodafone España comunicó el pasado día 10 a los representantes de los trabajadores la apertura de un procedimiento de despido colectivo «por razones económicas, productivas y organizativas» que afectará a un máximo de 1.200 empleados, el 23,5% de la plantilla.

La operadora ha detallado que ha convocado a los sindicatos para iniciar a finales de enero el periodo de consultas de este Expediente de Regulación de Empleo (ERE), un proceso que se prolongará durante un mes y en el que la empresa buscará un acuerdo con los representantes de los trabajadores.

A este respecto, afirma que, «siendo sensible al impacto de esta medida», aborda la negociación con la determinación de alcanzar con la representación social «el mejor acuerdo posible tanto para los empleados como para la empresa».

Vodafone España explica que el procedimiento que hoy arranca persigue «revertir la negativa evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los clientes»

Así, señala que en el actual contexto de mercado la demanda de servicios sigue creciendo de forma exponencial, pero en cambio los precios no aumentan, como refleja que cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas ‘low y medium cost’.

La compañía asegura que esto le obliga a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos, una situación ha llevado ya a caídas de los ingresos y del resultado bruto de explotación (Ebitda) en el primer semestre del actual ejercicio.

Asimismo, también agrega que las actuales expectativas de los clientes, que exigen una relación ágil, sencilla e inmediata, llevan a Vodafone a buscar un modelo organizativo más simplificado y que refuerce la coordinación y sinergias entre los equipos.

CAMBIOS EN LA ESTRATEGIA

El grupo británico Vodafone asumió en su primer semestre fiscal un impacto negativo de 2.900 millones de euros por el deterioro de sus activos en la filial española ante las difíciles condiciones comerciales y económicas, que le han llevado a proyectar unos menores flujos de caja.

El mercado español de las telecomunicaciones se ha caracterizado en los últimos tiempos por una fuerte competencia con la entrada de nuevos actores que ha llevado a importantes ofertas en precios y servicios, situación a la que se sumó el pasado verano la denominada «guerra del fútbol», marcada por una fuerte agresividad comercial ante el nuevo escenario que se creaba por la decisión de Vodafone de no adquirir para esta temporada los derechos de televisión de la Champions League y el Partidazo de LaLiga.

En este contexto, Vodafone comenzó a finales del pasado año a preparar una nueva estrategia con el fin de fijar su posición futura en el mercado, para lo cual la empresa ha llevado a cabo un análisis a todos niveles para determinar la estructura más adecuada para este nuevo posicionamiento en todos los aspectos.

Finalmente, este jueves se ha confirmado que ese reposicionamiento incluirá un Expediente de Regulación de Empleo, el tercero que lleva cabo la filial española de Vodafone en siete años tras los que tuvieron lugar en 2013 y 2015.

En concreto, el ERE de 2013 incluyó el despido de 620 trabajadores, la externalización de servicios con 130 empleados afectados y cambios en las condiciones laborales para otras 150 personas. Por su parte, el expediente de 2015 afectó a 1.059 empleados de la operadora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.