Pedro Sánchez llama
Pool Moncloa


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha calificado de “tirano” al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y ha añadido que quien responde “con balas y prisiones” a las ansias de libertad y democracia del pueblo “no es un socialista sino un tirano”, por lo que ha llamado a la Internacional Socialista a que haga llegar su “aliento” a los venezolanos.

Durante la clausura del Consejo de la Internacional Socialista que se ha celebrado en República Dominicana, Sánchez ha señalado que los venezolanos deben sentir que su lucha por la libertad y por la democracia es la razón de ser de los partidos políticos socialistas y que “siempre estarán” con ellos.

Asimismo, Sánchez ha querido enviar “la misma fraternidad” a los nicaragüenses “en su búsqueda de la democracia y la libertad”. Durante la reunión de la Internacional Socialista se ha aprobado la expulsión del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL) de la Internacional.

Según ha indicado el presidente, “no hay socialismo sin libertad” y ha añadido que al pueblo se le protege “dejando que se exprese en libertad”. “Liberta e igualdad, nunca una sin la otra”, ha reivindicado, antes de señalar que la extrema izquierda se empeña en la igualdad a toda costa mientras que la extrema derecha busca la libertad también “a toda costa” a pesar de crear desigualdades. “Al final ni los primeros consiguen la igualdad, ni los primeros logran la libertad”, ha añadido.

“LOS SOCIALISTAS TENÍAN RAZÓN ENTONCES Y AHORA”

En este punto ha recordado que el PSOE celebra sus 140 años de existencia desde el Gobierno y ha llamado a seguir en la lucha “porque hay cosas que no han cambiado” desde que naciera la formación. Así, ha reivindicado el papel de los socialistas frente a liberales, conservadores y la extrema izquierda a lo largo de la historia.

“La socialistas luchaban por la dignidad del trabajo, por los derechos: derecho al voto, descanso laboral, salarios dignos (…), por el reparto equitativo de la riqueza”, ha señalado, para afirmar acto seguido que los socialistas “tenían la razón entonces y la tienen ahora”.

Por este motivo, Sánchez ha defendido que los progresistas son “los únicos” que dan respuesta a los desafíos que plantea un cambio de época, y lo hacen planteando un “pacto social” que genere riqueza, que permita avanzar en derechos y que acabe con la exclusión. Ha puesto como ejemplo el impulso de la Agenda 2030 y el multilateralismo.

El presidente del Gobierno ha indicado además que se debe poner la economía al servicio de la ciudadanía “y no al servicio de sí misma”. En este sentido, ha explicado que una “mal entendida austeridad” ha creado desigualdades, y ha puntualizado que ese es “el status quo que destruye el planeta”.

ESTADO DE BIENESTAR SOSTENIBLE

Además, Sánchez ha llamado a los socialistas a luchar por conseguir que el estado de bienestar sea “sostenible”, y ha matizado que esto es posible porque “las sociedades son mucho más ricas que antes”. Así, ha insistido en que se debe “fortalecer lo colectivo” porque el progreso, a su juicio, “implica que avancemos todos y que nadie se quede atrás”.

Para Sánchez, la sociedad se encuentra ante un cambio de época tras atravesar una “crisis dura”, y ha abogado por recuperar la nueva década a pesar de los “miedos” que trae consigo el nuevo impulso globalizador tecnológico. Según añade, la globalización “se ha utilizado para quitar los derechos y las conquistas sociales”.

Por otro lado, el líder de los socialistas ha señalado que en las elecciones europeas que se celebrarán el 26 de mayo, deben salir “a por todas” y ha confesado que será “una batalla contra el miedo, la incertidumbre y contra la mentira”. “Una batalla para transformar un proceso que debe ser para todos y sin exclusiones”, ha recalcado, para luego afirmar que el reto socialista es devolver la esperanza y la dignidad “a millones de personas que se sienten abandonadas”.

Al desafío de la globalización, ha añadido el cambio demográfico que se vive, la transición ecológica por la que apuesta su Ejecutivo y la revolución feminista, que, según ha recalcado, los socialistas deben “abrazar con total convicción”. Sobre este extremo ha recordado que dado que “el siglo XXI es el siglo de las mujeres”, en España se cuenta con el Gobierno con más ministras de la OCDE.

Para concluir su discurso, Sánchez ha señalado que, dado que España ha conocido “el dolor de la guerra y del exilio”, ahora toca “acoger a las migraciones”, y ha subrayado que pese a que a lo largo de la historia en ocasiones “el coraje de los socialistas no obtuvo recompensa”, en España “sí se ha reconocido la democracia y el progreso”. “Sí hacemos bien las cosas, no nos falta el coraje y nos empeñamos en la tarea: mejoraremos el mundo”, ha finalizado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.