Norwegian


Norwegian ha anunciado este miércoles un plan de reducción de costes que incluye el cierre de sus bases en Palma de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife, así como la cancelación de la ruta Tenerife Sur-Roma y reducciones de capacidad en algunas otras rutas.

Esta decisión no afectará a ninguna de los otras cinco bases de Norwegian en España: Alicante, Barcelona (con dos bases: de corto y largo radio), Málaga o Madrid, ni tampoco a su sede corporativa en Barcelona.

Asimismo, de las 122 rutas en oferta desde 13 aeropuertos españoles, solo será cancelada la que conecta Tenerife Sur con Roma, aunque la aerolínea ha precisado que habrá un cierto número de pequeñas reducciones de capacidad en algunas otras rutas en Palma de Mallorca y Tenerife.

En concreto, a partir del próximo verano, se verán afectadas las rutas que conectan Palma de Mallorca con las ciudades de Copenhague, de 14 a 13 frecuencias semanales, Oslo, de 9 a 8 frecuencias semanales, Dusseldorf, de 9 a 7 frecuencias semanales, y Helsinki, de 7 a 6 frecuencias semanales. También lo hará la ruta Tenerife Norte-Madrid, que pasará de 9 a 7 frecuencias semanales.

Norwegian, la sexta mayor aerolínea en España por volumen de pasajeros, transportó 8,93 millones de pasajeros en nuestro país durante 2018, un 6% más que en 2017.

PROGRAMA DE REDUCCIÓN DE COSTES

Como parte de su programa de reducción de costes, Norwegian ha iniciado una revisión exhaustiva de la operativa de sus Boeing 737 (tanto el modelo 800 como el MAX 8), con el objetivo de mejorar la rentabilidad, reducir el impacto comercial de la estacionalidad y, por consiguiente, aumentar ingresos y rentabilidad y reducir costes.

El objetivo de la aerolínea noruega, que emplea a 11.000 personas en todo el mundo, es garantizar que la menor cantidad posible de trabajadores se vean afectados por estos cambios. Para ello, plantea el traspaso a la operativa de largo radio (con el Boeing 787 Dreamliner), un traslado de base o facilidades en las peticiones de reubicación, todo ello en un intento por evitar bajas.

Todas estas medidas se traducirán en la suspensión de rutas y bases en Europa y Estados Unidos a partir de abril y durante la mayor parte de 2019. La decisión afecta a algunas de las rutas que están siendo operadas por los modelos Boeing 737-800 y 737 MAX 8, que se utilizan principalmente en rutas europeas pero también en las que conectan con Estados Unidos o Oriente Medio.

“La compañía ha llegado a un punto en el que necesita realizar los ajustes necesarios en su cartera de rutas para mejorar su sostenibilidad y rendimiento financiero en medio de este entorno tan competitivo”, ha señalado Helga Bollmann Leknes, directora comercial de Norwegian y directora gerente de Norwegian Air Resources.

Asimismo, ha explicado que estas medidas han sido trasladas a los sindicatos, con los que ha se ha iniciado ya un diálogo, y ha reiterado el “objetivo claro” de evitar bajas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.