Garbiñe Muguruza
Foto: Reuters


La tenista española Garbiñe Muguruza ha sellado su pase a los octavos de final del Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’ de la temporada, después de imponerse a la suiza Timea Bacsinszky (7-6(5), 6-2), mientras que su compatriota Pablo Carreño ha hecho lo propio al deshacerse del italiano Fabio Fognini (6-2, 6-4, 2-6, 6-4).

La hispano-venezolana, número 18 del mundo, dio muestras de su capacidad de reacción en una primera manga en la que fue a remolque pero en la que supo responder para forzar el ‘tie-break’. Así, contestó con un ‘contrabreak’ a la rotura inicial de la tenista helvética, e hizo lo propio tres juegos después de que su rival volviese a quebrar su saque.

De hecho, Muguruza aprovechó dos de las tres ocasiones de quiebre de las que gozó en el primer parcial, y eso le permitió llegar a una muerte súbita en la que impuso su superioridad ante la número 145 del ranking WTA.

Las dificultades aminoraron a medida que avanzaba el segundo set. Comenzó rompiendo, y aunque Bacsinszky respondió devolviéndoselo, Muguruza enlazó cinco juegos consecutivos ganados para lograr el triunfo y avanzar a octavos de final del ‘grande’ oceánico.

En esa ronda, se encontrará con la ganadora del duelo entre la italiana Camila Giorgi, número 28 del mundo, y la checa Karolina Pliskova, número ocho de la WTA y entrenada por su extécnica, la española Conchita Martínez.

CARREÑO, ‘BESTIA NEGRA’ DE FOGNINI

En el cuadro masculino, Pablo Carreño ha acompañado en octavos a sus compatriotas Rafa Nadal y Roberto Bautista después de derrotar tras dos horas y media de juego al italiano Fabio Fognini, por lo que participará en la segunda semana de un ‘grande’ un año después, precisamente cuando lo logró también en Melbourne en 2018.

Una vez más, el número 23 del ranking ATP evidenció que se ha convertido en la ‘bestia negra’ del tenista transalpino, número 13 del mundo, al que domina 6-0 en enfrentamientos en el circuito. Ahora, le espera el japonés Kei Nishikori, que derrotó al portugués Joao Sousa (7-6(6), 6-1, 6-2).

Carreño mostró un servicio impecable en el primer set, con un 80% de puntos ganados, y convirtió 2 de las 4 oportunidades de ‘break’ de las que dispuso para llevarse el parcial. Ya en la segunda manga, Fognini respondió al quiebre inicial del asturiano en el sexto juego, pero este reaccionó con un ‘contrabreak’ para anotarse el set.

El italiano se mantuvo en la pelea al acercarse en el marcador tras una tercera manga en la que firmó cuatro roturas, y a pesar de adelantarse 2-0 en la definitiva, se dejó sus opciones después de que Carreño sellase dos nuevos ‘breaks’ para cerrar el partido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.