Jean-Claude Juncker Theresa May
Foto: Reuters


La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, han abordado este viernes los últimos acontecimientos y la situación en Reino Unido, cuyo Parlamento todavía debe pronunciarse sobre el acuerdo del Brexit en las próximas semanas, y ambos han acordado retomar los contactos la próxima semana.

“El presidente Juncker ha mantenido una conversación amistosa por teléfono con la primera ministra May. Han acordado mantenerse en contacto la próxima semana”, ha informado una portavoz del Ejecutivo comunitario.

La portavoz comunitaria, Mina Andreeva, avanzó esta mañana que ambos lideres mantendrían un contacto telefónico este jueves y que esperaba que May informara a Juncker de “los últimos acontecimientos y la situación en Reino Unido” como ha hecho con otros líderes europeos tras el parón vacacional por Navidades.

May habló el miércoles de nuevo por teléfono con la canciller alemana, Angela Merkel, y también con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, aunque no ha trascendido en ningún caso lo discutido, según fuentes conocedoras del asunto.

La Comisión Europea ya reiteró este jueves que no se renegociará el acuerdo sellado con Londres sobre las condiciones para una salida ordenada de Reino Unido de la Unión Europea y dejó claro que el bloque ya ha puesto “todas las soluciones sobre la mesa” para tratar que May logre una mayoría a favor del pacto en la Cámara de los Comunes.

“Y ahora compete al pueblo y los diputados británicos decidir los próximos pasos”, avisó la portavoz comunitaria, que insistió en que “por ahora” no hay más reuniones de negociaciones previstas entre la UE y Londres, toda vez que las negociaciones se han concluido.

La primera ministra británica retrasó en diciembre la votación del acuerdo ante la evidencia de que no contaba con una mayoría de diputados a favor para aprobar el acuerdo del Brexit y se espera que el Parlamento de Reino Unido vote el acuerdo en la semana del 14 de enero.

Los líderes de la UE a 27 rechazaron en su cumbre de diciembre cualquier fórmula que pasara por reabrir el acuerdo del Brexit y le afearon la falta de claridad sobre las garantías “legales y políticas” que reclamó Theresa May para garantizar que la solución de emergencia para evitar una frontera dura en Irlanda del Norte –que implica mantener a Reino Unido en la unión aduanera europea– sólo se aplicaría de forma temporal en caso necesario, a fin de tratar de lograr una mayoría de apoyos en la Cámara de los Comunes.

Londres pide más concreción sobre la definición de temporal, aunque los líderes de la UE a 27 ya dejaron claro en diciembre que la solución de emergencia sólo se aplicará de forma temporal en caso necesario “a menos y hasta que” haya un acuerdo ulterior que garantice que se evita una frontera dura y han ofrecido empezar a negociar el futuro acuerdo inmediatamente tras la aprobación del acuerdo sobre el Brexit.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.