Theresa May
Foto: Reuters


La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha insistido este miércoles ante la Cámara de los Comunes en que retrasar la fecha de salida de la Unión Europea “no resolverá la situación”, después de que un grupo de diputados haya lanzado una enmienda para evitar una ruptura sin acuerdo el próximo 29 de marzo.

“La decisión sigue siendo la misma: el acuerdo, una salida sin acuerdo o que no haya Brexit”, ha subrayado May durante la sesión de control, en la que ha advertido del riesgo de aprobar una enmienda que busca “arreglar” una ampliación del Artículo 50, según el cual Reino Unido quedará fuera de la UE en dos meses.

“Siempre habrá un momento en que haya que tomar una decisión”, ha apostillado la ‘premier’, que mantiene su defensa del Tratado de Retirada que está ahora sobre la mesa. May únicamente está dispuesta a buscar algún tipo de garantía que permita salvar las suspicacias sobre el plan de emergencia establecido para la frontera irlandesa.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, le ha recriminado a May que se cierre a estudiar otras opciones, como por ejemplo un plan para una unión aduanera dentro de la UE. “Las puertas de su oficina pueden estar abierta, pero tiene la mente completamente cerrada”, ha dicho, en alusión a su rechazo a cualquier tipo de diálogo.

May ha alegado que su ‘hoja de ruta’ ya plantea facilitar las exportaciones sin necesidad de mantener la unión aduanera, al tiempo que Reino Unido tendría capacidad para decidir su propia política comercial y llegar a acuerdos con otros países y bloques. En su opinión, Corbyn defiende ideas sin tener en cuenta las “implicaciones” que tendría para el comercio británico.

“Nuestro objetivo claramente es una política comercial independiente y esto no es compatible con ningún tipo de unión aduanera”, ha recalcado un portavoz de Downing Street, según la agencia Reuters.

EQUILIBRIO DE PODERES

Entretanto, gana fuerza el plan de un grupo de diputados que quiere evitar un Brexit sin acuerdo reforzando la capacidad de decisión del parlamento. La iniciativa, presentada por la laborista Yvette Cooper plantea que May tenga de plazo hasta el 26 de febrero para que el Parlamento apruebe un acuerdo y que, en caso contrario, haya una votación para retrasar la salida de la UE.

El ‘número dos’ laborista, John McDonnell, ve “muy probable” que el partido en su conjunto respalde la medida, habida cuenta de que la considera “sensata” en el actual escenario de inestabilidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.