Las patronales del taxi de Baleares han coincidido este lunes en reclamar al Ayuntamiento de Palma apoyo económico para promover un sistema de videovigilancia conectado a una centralita que dé seguridad a los conductores, después de que se hayan registrado varios atracos a taxistas en Mallorca en pocos días.

Según ha indicado la Federación Independiente del Taxi de Baleares, recientemente se han producido siete casos, pero uno de ellos -en el que la víctima era una mujer- no ha sido denunciado porque no hubo violencia y la cantidad robada no era de importancia.

En cambio, en el resto de casos sí hubo agresión física contra el conductor para cometer el delito. Cinco de estos incidentes han tenido lugar en los últimos diez días. De los seis robos con violencia, tres han ocurrido en Cala Major, otro en el Arenal y otros dos en Palma.

Según ha indicado la patronal, los atracadores proceden con un mismo ‘modus operandi’: se suben al taxi como un cliente más, al llegar al destino agreden e inmovilizan al taxista y se llevan el dinero en efectivo que tenga en ese momento en el vehículo. Nunca lo hacen en solitario. Debido a esta forma de actuar, los taxistas señalan que es muy difícil prevenir estas agresiones porque “cuando viene un cliente te fías de todo el mundo” y “estás solo ante el peligro”.

Por este motivo, la Federación Independiente del Taxi ha solicitado este lunes una reunión urgente con el regidor de Movilidad de Palma, Joan Ferrer. Además, según ha explicado el presidente, Biel Moragues, esperan que a este encuentro se una la regidora de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Taxis de Baleares, Carmen Navarro, ha avanzado que prevé llevar este asunto a una reunión con el Govern esta semana -una cita que ya estaba programada para otro tema relacionado con la movilidad-.

CÁMARAS CONECTADAS A UNA CENTRALITA

En declaraciones a Europa Press, los presidentes de las diferentes asociaciones profesionales del taxi han explicado que la instalación de cámaras en los vehículos es una de las medidas que llevan tiempo barajando.

Sin embargo, para que la medida pueda ser efectiva es necesario que las cámaras estén conectadas a una centralita a la que transmitan continuamente la grabación, puesto que de otro modo bastaría con que los atracadores se llevasen el dispositivo para evitar que la Policía pudiera utilizar las imágenes. Este requisito es lo que encarece la instalación de este sistema, por lo que reclaman al Ayuntamiento que ayude a sufragar parte de los costes. Por otro lado, los taxistas creen que la presencia de una cámara puede incomodar a los clientes.

El presidente de la Agrupación Empresarial de Autotaxis de Baleares, Antoni Bauzá, ha asegurado que el regidor de Movilidad no quiso impulsar subvenciones para la instalación de cámaras y que se limitó a proponer a las taxistas que asumieran personalmente el coste. El presidente de la Asociación Mallorquina de Trabajadores Autónomos del Taxi federada en Pimem, Antoni Cladera, ha corroborado esta versión. “De momento, Cort se ha negado a participar en el coste de un proyecto de este tipo”, ha apuntado.

Paralelamente, Carmen Navarro ha razonado que aunque las cámaras pueden tener un efecto disuasorio, por sí mismas no impiden que se produzca la agresión. Por ello, ha planteado apostar por protocolos de auxilio que agilicen una intervención policial en casos de agresión.

Otra posible medida es la instalación de mamparas de seguridad, pero en Baleares no hay ningún taller homologado que pueda encargarse de su colocación. Además, representa un consumo de espacio dentro del vehículo y si uno de los agresores viaja en el asiento delantero, la mampara resultaría ineficaz. Otra posibilidad es la utilización de perros adiestrados -como se hace en algunas grandes ciudades europeas-, pero implica contar con una plaza menos en el taxi.

CRÍTICAS A FERRER, A LA POLICÍA LOCAL Y AL GOVERN

Bauzá ha rechazado reunirse con Ferrer porque sostiene que “ya ha demostrado que es un total incompetente”. Según el presidente de la Agrupación de Autotaxis, el regidor solamente ofreció ayudas para la instalación de mamparas, pero al no haber talleres homologados en Baleares “dar ayudas para algo que no puedes utilizar es no dar nada”. Por ello, la entidad ha remarcado que prefiere abordar esta cuestión con cargos de la Policía Nacional porque “el político se reúne para hacerse la foto”.

Asimismo, mientras no se impulsen nuevas medidas, la Agrupación aconseja a los taxistas llevar poco dinero en efectivo y denunciar todos los casos “a la mínima agresión o intimidación”.

Por su parte, Antoni Cladera ha recordado a Ferrer que los taxistas están prestando un servicio de transporte público, por lo que consideran que Cort debería impulsar su modernización y medidas de seguridad igual que con la flota de autobuses de la EMT. Por otro lado, Pimem cree que la oferta de Cort de cursos de defensa personal “no es suficiente”.

Además, Cladera ha manifestado que los taxistas de Pimem se sienten “algo desamparados” por la Policía Local de Palma. “No nos sentimos protegidos”, ha dicho Cladera, que ha pedido una mayor coordinación entre este cuerpo y la Policía Nacional.

Desde Amtat-Pimem también han criticado que en marzo de 2017 firmaron un acuerdo con el Govern para el desarrollo de una aplicación móvil para el sector del taxi, pero casi dos años después dicho acuerdo “está sin cumplir” y “prácticamente no se ha hecho nada”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.