Foto: Reuters


La epidemia de ébola que desde agosto afecta al este de República Democrática del Congo (RDC) deja ya más de 600 casos y 370 víctimas mortales, de las que 322 están confirmadas, según el último balance publicado este viernes por el Ministerio de Salud congoleño.

Según el Ministerio, hay ya 609 casos contabilizados, de los que 561 han sido confirmados en laboratorio, mientras que 208 personas han conseguido curarse del mortífero virus, entre ellas un bebé que apenas tenía unos día de vida.

Precisamente, fue la presencia del virus la que llevó la semana pasada a la Comisión Electoral a aplazar a marzo las elecciones presidenciales en las circunscripciones de Beni y Butembo, dos de las zonas más afectadas.

Hasta Beni se ha desplazado este viernes el ministro de Salud, Oly Ilanga, quien ha llamado a la población a colaborar con los trabajadores sanitarios que están intentando contener el virus. “Debemos dar nuestro apoyo a estos equipos que trabajan por el bien de la población y las comunidades locales”, ha defendido, según informa el medio local Actualité.

Asimismo, ha prometido que el Gobierno equipará los centros sanitarios que fueron atacados durante las protestas desatadas por el aplazamiento electoral en esta zona. “La única manera de vencer a esta enfermedad pasa por la conjugación de todos los esfuerzos de todos los actores implicados, incluida la población local”, ha subrayado.

Ilanga ha resaltado además que los recientes incidentes de seguridad no han afectado a la respuesta contra el brote. “Los actos que se cometieron son lamentables, pero no van a afectar la determinación de los equipos de respuesta y de todos los socios bajo el liderazgo del Gobierno para poner fin a esta epidemia”.

“Fueron sólo algunos daños materiales. En lo relativo a la respuesta, afortunadamente este acto no la afectó. Por ello, los equipos han vuelto al trabajo tras varios días de interrupción, pero creo que desde el sábado todas las actividades han sido retomadas, incluidas las vacunaciones”, ha sostenido.

Por último, ha destacado que “el Gobierno ha enviado ya a ingenieros para evaluar los daños (materiales) y tomar las medidas para llevar a cabo las reparaciones y restaurar los centros (sanitarios afectados)”, tal y como ha recogido la emisora local Radio Okapi.

También ha visitado la ‘zona cero’ de la epidemia esta semana el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Estoy preocupado por el impacto de las recientes perturbaciones en este momento crítico. Este brote está ocurriendo en el contexto más difícil imaginable”, subrayó al término de su visita el miércoles.

“Para ponerle fin, esta respuesta tiene que ser apoyada y ampliada, no verse complicada aún más”, sostuvo. “El ébola no perdona y las perturbaciones dan ventaja al virus”, advirtió, ya que las protestas afectaron las campañas de vacunación y las labores de seguimiento de los casos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.