Las precipitaciones acumuladas en el primer trimestre del año hidrológico, que comenzó el 1 de octubre de 2018, hasta el 1 de enero de 2019 se sitúan un 3 por ciento por debajo del valor normal, mientras que las lluvias registradas en Baleares se sitúan por encima de los valores normales, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las precipitaciones desde el 26 de diciembre hasta el 1 de enero de 2019 fueron escasas y afectaron principalmente a la costa cantábrica y al cuadrante noroccodiental peninsular, en el sur de la provincia de Cádiz y a zonas del Levante, pero «en ningún caso» superaron los 10 litros por metro cuadrado excepto en el litoral de Murcia.

Así, las lluvias más destacadas esos días en los observatorios principales son las registradas en San Sebastián-Igueldo, con 8 litros por metro cuadrado; 7 litros por metro cuadrado en Murcia-San Javier; 6 litros por metro cuadrado en Pontevedra y 5 litros por metro cuadrado en Ceuta e Ibiza-Es Codola.

Más allá del periodo contabilizado, el día 2 de enero apenas se registraron precipitaciones, excepto en la provincia de Vizcaya y en todo caso menores a 1 litros por metro cuadrado.

Las lluvias están por debajo de los valores normales en la mitad oeste y norte de la Península y en muchas zonas de las islas Canarias.

El déficit de lluvias es superior al 25 por ciento, es decir que no ha llovido ni el 75 por ciento de lo normal en áreas de Asturias, Cantabria, Burgos, León, en el Pirineo de Navarra y Huesca, en el oeste de Extremadura, en áreas de Huelva, Córdoba y Jaén, en el sur de Tenerife, Gran Canaria, La Palma y en La Gomera y en el norte de Lanzarote.

Por el contrario, ha llovido más de lo normal en lo que va de año hidrológico en gran parte del tercio este y el extremo sur de la Península, en Baleares, en el norte de las islas Canarias de mayor relieve, en Fuerteventura y en el sur de Lanzarote.

En zonas de Cataluña, en Teruel, Castellón y Valencia, en el litoral de Almería y en el norte de Granada ha llovido el doble de lo normal.

Pese al déficit de lluvias, los embalses han terminado con un 55,2 por ciento de su capacidad total, lo que supone un 29,42 por ciento más que en las mismas fechas del año pasado, cuando los embalses contaban con 9.104 hectómetros cúbicos.

Durante la última semana del año 2018 y el 1 de enero de 2019 los embalses han sumado 104 hectómetros cúbicos, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, que señala que en la actualidad la reserva alberga un total de 30.936 hectómetros cúbicos. La cifra es un 5,08 por ciento superior a la media del agua embalsada en los últimos diez años.

Por ámbitos, la reserva se encuentra al 74 por ciento en Cantábrico oriental; al 61 por ciento en Cantábrico Occidental; al 52,9 por ciento en Miño-Sil; al 70,3 por ciento, Galicia Costa; al 76,2 por ciento, las cuencas internas del País Vasco; al 54,5 por ciento, Duero; y al 52,8 por ciento, el Tajo.

Además, Guadiana está al 53,6 por ciento; Tinto, Odiel y Piedras, al 83,4 por ciento; Guadalete-Barbate, al 64,7 por ciento; Guadalquivir, al 53,7 por ciento; la cuenca Mediterránea Andaluza, al 66,3 por ciento; Segura, al 24,6 por ciento; Júcar, al 34,9 por ciento; Ebro, al 67,3 por ciento y las cuencas internas de Cataluña al 90 por ciento.

La última semana del año 2018 las precipitaciones fueron prácticamente nulas en toda España y la máxima se ha registrado en San Sebastián, con 5,7 litros por metro cuadrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.