Laia Sanz y Cristina Gutiérrez
EP


Las pilotos de rally Laia Sanz y Cristina Gutiérrez han hecho una vez más historia al terminar el último Rally Dakar, la considerada como el ‘raid’ más duro del año, y seguir domando unas dunas que ya no son desconocidas y que superan con la ilusión de siempre y con la ambición de seguir luchando con los mejores, siendo como son las mejores mujeres.

Laia Sanz es ya ‘Miss Dakar’. Pese a llegar mermada a la cita por haber superado unos meses antes una doble enfermedad vírica –mononucleosis y fiebre Q–, finalizó en undécima posición en la general de motos, siendo de nuevo la mejor mujer –con récord de 17 participantes– y terminando su noveno Rally Dakar seguido, algo de lo que no podía presumir ninguno de sus competidores.

La catalana, que estuvo cerca de renunciar a participar por falta de entrenamiento, llegó menos ambiciosa y preparada que nunca y aún así mejoró la duodécima posición de 2018 y se quedó cerca de la novena posición de 2015, su mejor actuación histórica en el Dakar, cuando fue quinta en una de las etapas.

Ni los virus, antes, ni las dunas de Perú pudieron con una Laia Sanz que sigue empeñada en prolongar su idilio con el Rally Dakar. De ser una atrevida aventurera en sus inicios, siempre menospreciada a nivel mediático y vista como algo ‘raro’ por meterse en un mundo reservado a los hombres, a luchar por la general como un piloto más.

Sanz ha conseguido con sus brillantes actuaciones dejar atrás el debate de sexos. Es una aspirante más, piloto oficial de KTM, la marca más dominadora en la actualidad en las dos ruedas en el ‘raid’, y fiable como ningún otro. Y es que no hay nadie en activo que haya terminado todos los Rally Dakar en que haya tomado parte, como ha logrado ella, y con cuatro ‘Top 15’. El reto, para 2020, será quizá repetir el ‘Top 10’.

Debutó en 2011 con una 39ª posición, con una Honda no oficial y dentro del equipo de Jordi Arcarons, histórico piloto con 16 Dakares a sus espaldas. En 2012, como piloto de Gas Gas, repitió esa 39ª posición en la general y siendo, como siempre, la campeona femenina.

En 2013, ya con una mayor ambición a nivel de clasificación, tuvo que superar su primer gran escollo cuando, por un problema mecánico en su moto, fue remolcada por uno de sus mochileros durante 400 kilómetros y llegando 15 horas después del ganador a meta. Su fe le permitió seguir en carrera, aunque las horas perdidas la hundieron hasta la 93ª posición final.

Optó por dejar el mundo del trial, donde fue trece veces campeona del mundo, y centrarse en el enduro, donde también tiene cinco coronas mundiales. Así, en 2014 y de la mano de Honda, aunque sin ser piloto oficial, fue decimosexta y con una séptima posición en la novena etapa. Un gran resultado tras meses de trabajo y de centrarse en el enduro, renunciando a seguir haciendo historia en trial.

Honda confió en ella, y en 2015 se consagró con la novena posición final en el Rally Dakar, su mejor actuación y la mejor de una mujer en la historia de la carrera. Y eso que, en la última etapa, perdió una posición. Firme en las dunas, apodada ‘Reina del Desierto’, su gran baza es la navegación y un ritmo constante que la hace muy fiable y regular.

En 2016 fichó por KTM, la gran dominadora del Rally Dakar. Que la firma austriaca se fijara en ella ya es mucho, y que la hiciera piloto oficial más todavía. Con la marca, la catalana no ha podido mejorar su novena posición, pero sí ayudar a los compañeros mientras firmaba la 15ª, 16ª y 12ª posición en estos últimos años, superadas ahora por esta undécima plaza pese a no poder preparar bien la carrera.

UNA ODONTÓLOGA CADA VEZ MÁS CÓMODA Y RECONOCIDA EN EL DAKAR

Pero Laia Sanz no es la única mujer española en hacer historia en el Rally Dakar. La piloto de coches Cristina Gutiérrez, nacida en Burgos en 1991, sigue mejorando su posición en la general y también ha finalizado los tres Dakares en los que ha tomado la salida.

Debutó en 2017 en el Rally Dakar con una 44ª posición en la general de coches, con el equipo DKR Raid Service Team al volante de un Mitsubishi. Repitió equipo y participación en 2018 subiendo hasta la 38ª posición en la general y, en este 2019, con todavía más ambición, cumplió el reto del ‘Top 30’ y terminó en 26ª posición en Perú, con el Mitsubishi Eclipse Cross-Sodicars Racing y Pablo Moreno como copiloto, y séptima en su categoría.

La burgalesa, odóntologa de profesión, es la única mujer española que ha logrado terminar un Rally Dakar en coches y lo ha hecho en tres veces consecutivas, siempre superándose a sí misma, y quedándose a trece minutos y medio del ‘Top 25’, aunque ella misma califica de «triunfo» su último, hasta el momento, idilio con la prueba dakariana.

Y ello pese a la rotura de los dos radiadores de su Mitsubishi en la segunda parte de la etapa maratón, que casi les obligó a retirarse. Tampoco debió ser fácil superar los 60 grados de temperatura en el interior del coche, en la penúltima jornada, pero Cristina Gutiérrez ya tiene su trío de Dakares e irá a por el póker.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.