Naomi Osaka Petra Kvitova
AAP/dpa


La tenista japonesa Naomi Osaka, cuarta cabeza de serie, y la checa Petra Kvitova, octava, buscarán este sábado (9.30, hora peninsular) coronarse como campeonas del Abierto de Australia, primer ‘Grand Slam’ de la temporada, y añadir además el premio del número uno del mundo, en un partido que se presenta en teoría equilibrado entre dos jugadoras agresivas y que ya saben lo que es ganar un título de esta entidad.

La gran final del cuadro femenino cita a dos de las favoritas para pugnar por reinar en Melbourne Park en el que será el primer enfrentamiento entre ambas. Osaka ha logrado alargar sus eclosión de la pasada temporada y jugará su segunda final de ‘grande’ consecutiva tras estrenarse en Nueva York ante la estadounidense Serena Williams, mientras que para Kvitova el reto tampoco es desconocido, pero lleva esperando más tiempo para jugar la tercera de su carrera, con el añadido de la historia de superación que lleva a sus espaldas.

La de Bilovec, de 28 años, ganó en dos ocasiones Wimbledon, en 2011 y 2014, pero desde su segundo triunfo en Londres ni siquiera llegó al menos a una semifinal de ‘Grand Slam’. Además, a finales de 2016 sufrió graves heridas en su mano izquierda, con la que juega, al intentar evitar un asalto en su casa, y cuando no le daban demasiadas opciones para volver a jugar al tenis logró recuperarse.

«No creo que mucha gente creyese que pudiese hacer esto de nuevo, estar en una pista y jugar al tenis, y más a este nivel», reconoció la centroeuropea tras clasificarse para una final en la que se planta sin haber cedido ningún set y con el empuje de una racha de once victorias seguidas gracias a su título en Sidney.

Ninguna de sus anteriores seis rivales (Magdalena Rybarikova, Irina Begu, Belinda Bencic, Amanda Anisimova, Asleigh Barty y Danielle Collins) han sido capaces de inquietar realmente a la checa, aunque esta tendrá su primer gran reto, porque de todas sus oponentes, ninguna era una ‘Top 10’ y salvo Barty, decimoquinta, ninguna era cabeza de serie.

Además, Osaka está jugando a muy buen nivel y ya demostró en semifinales ante Karolina Pliskova su capacidad para hacer ganadores, firmando 56, 15 de ellos con su servicio. El camino de la japonesa hacia la final ha sido más duro que el de Kvitova, con otra ‘Top 10’ como la ucraniana Elina Svitolina en cuartos y, además de su último duelo, con otros dos a tres sets, con mención especial para el de tercera ronda ante Su-Wei Hsieh, donde 7-5 y 4-1 en contra antes de reaccionar de forma fulgurante.

Las dos prometen una bonita batalla en la Rod Laver Arena, sobre todo a través de sus poderosos ‘drive’, la mejor arma de ambas. La ganadora se coronará por primera vez en Melbourne Park y se llevará un premio añadido, el de relevar a partir del próximo lunes en el número uno del ranking WTA a la rumana Simona Halep.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.