Irene Rosales
JOSÉ RAMÓN GUISADO


Irene Rosales ya cuenta las horas para su entrada en Gran Hermano Dúo. La sevillana se enfrenta a uno de los mayores retos de su vida: encerrarse en la casa de Guadalix de la Sierra ante un número indeterminado de concursantes y rodeada de cámaras.

Emocionada y agobiada a partes iguales, la esposa de Kiko Rivera llegaba a Madrid junto a su pareja para preparar las horas previas a su entrada en GH Dúo. Arropada por un gran número de fans y periodistas, Irene salía de la estación de Atocha explicando que no sabe muy bien lo que la gente va a ver de ella en este reality: “No te puedo decir porque nunca he estado en esa situación, no te pudo decir ahora mismo pero voy a darlo todo y a disfrutar mucho”.

Y es que una de las cosas más difíciles para Irene y Kiko ha sido separarse de sus hijas. Mientras la familia de Rosales se ocupa de la pequeña Ana y de Carlota, sus padres tratarán de llegar lo más lejos posible en este concurso, algo con lo que cuenta Irene: “Vamos a intentar hacerlo lo mejor posible”.

Un adiós que ha sido muy triste para Irene: “Yo estoy muy nerviosa, ya me he pegado si primer llanto al separarme de mis niñas, lo he pasado muy mal pero bueno, ya hemos dado el paso, venimos a disfrutar, a olvidarnos de lo que se queda fuera, en el buen sentido y a darlo todo”.

Un deseo de disfrutar que también llega por parte de Isabel Pantoja: “Nos ha dicho que seamos nosotros mismos y que duremos, que estemos unidos y nada, que disfrutemos mucho”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.