cárcel por secuestrar conocido Palma
EP


La Fiscalía ha mantenido su petición de pena de 14 años de cárcel para una pareja –siete años para cada uno de ellos– por pegar varios puñetazos y secuestrar a un conocido con la intención de que les pagara un total de 7.500 euros a cambio de su libertad.

El principal acusado conoció el 25 de febrero de 2018 a la víctima en la vivienda de un amigo común en Palma. Desde ese día al 27 de febrero, salieron “juntos para consumir alcohol” y la víctima le entregó voluntariamente 600 euros. Según mantiene el Ministerio Fiscal, tras sufrir un accidente en el coche de este, lo llevó a su casa y lo amenazó para que le abonara 7.500 euros para poder pagar el coche.

Durante su declaración, la víctima ha explicado que cree que le pusieron un producto que anulaba su voluntad. “Hacía todo lo que me pedía”, ha dicho para luego añadir: “Luego cuando me daba cuenta, decía: ¿Pero qué estoy haciendo?”. “Estaba obnubilado”, ha llegado a decir.

Según ha relatado la víctima, cuando llegaron a casa del acusado este le pegó un puñetazo y le dijo que “le tenía que pagar el coche” que si no le “iba a matar”. Después, ha contado que le volvió a pegar más veces.

Por su parte, el acusado ha negado el secuestro y haberle provocado las lesiones. Tal como ha dicho, la víctima “se destrozó la cara a porrazos contra el suelo. Tenía lesiones porque se cayó varias veces”. “Por la mañana, fuimos a casa del padre, y le pidió que le llevara al médico porque estaba fatal”, ha relatado.

Asimismo, el acusado ha reconocido que mintió durante la instrucción acerca de quién conducía cuando tuvieron un accidente porque él acababa de salir de la cárcel, iba borracho y no tenía carnet y, por esto, volvería a ingresar en prisión si admitía que él era quien había estrellado el coche. “El día de los juzgados todavía iba mal, no iba sereno”, ha dicho.

Sobre su expareja, que también está acusada en este juicio, ha afirmado que ella no intervino en los hechos y que ni siquiera se encontraba en el mismo domicilio. Acerca de esto, la que fue su pareja se ha expresado en un sentido similar y ha explicado que tiene una orden de alejamiento sobre él.

Sin embargo, varios agentes de la Guardia Civil que han declarado en el juicio, como testigos, han reconocido a la acusada y han señalado que salió del piso en el que sucedieron los hechos. Iba con un carrito con un niño pequeño en su interior. Todos los guardias civiles han explicado que la víctima se encontraba en un estado alterado y que parecía haber sufrido golpes, “como si le hubieran pegado una paliza”.

Por su parte, el abogado defensor de la pareja ha pedido la absolución de ella pues considera que no se puede acreditar su participación de los hechos. También ha pedido la absolución para él. Considera que no se le puede condenar por un delito de secuestro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.