Los trabajos en la fosa del cementerio de Alaró empiezan este lunes la segunda fase prevista para la exhumación en la que se espera localizar los restos mortales del alcalde de Mancor de la Vall, Pau Crespí Villalonga, y de su hijo Onofre Crespí Riera, asesinados el 20 de octubre de 1936 en la carretera que une Alaró y Lloseta, según consta en la Causa 1011/19361.

En un comunicado difundido este viernes, la Conselleria de Cultura, Participación y Deportes ha informado de que el equipo Aranzadi, encargado de la exhumación, ya cuenta con la infraestructura necesaria para tratar de hallar en el interior de un pozo del cementerio a las dos víctimas enterradas supuestamente en la misma fosa del municipio.

La localización de la fosa se recoge en el Mapa de Fosas Comunes de Mallorca en el capítulo firmado por Marçal Isern y, según afirma la Conselleria, dicha fosa estaría situada en la explanada del lateral izquierdo de una capilla.

En este sentido, «sólo se puede comprobar si esta zona se vació de entierros mediante una excavación arqueológica». Según Isern, también existe la posibilidad de que la fosa se exhumase en el transcurso de los años y que los restos óseos de los dos desaparecidos hubieran sido trasladados al osario.

Cabe recordar que la nueva intervención corresponde a la segunda fase de la exhumación, tras finalizar en julio de 2018 las tareas arqueológicas en las que se excavó un pozo en cuyo interior no se pudo avanzar por falta de infraestructura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.