El Parlamento británico
Foto: Reuters


La Cámara de los Comunes británica ha aprobado este miércoles una enmienda que obliga al Gobierno de Theresa May a esbozar en apenas tres días su ‘plan B’ para la salida de la Unión Europea si, como se prevé, los diputados tumban el próximo martes el actual Tratado de Retirada.

Conforme al actual calendario, confirmado por el Ejecutivo, el 15 de enero los diputados celebrarán la votación que debía haber tenido lugar a mediados de diciembre y en la que decidirán si apoyan o rechazan el texto que está actualmente sobre la mesa. En caso de que triunfe el ‘no’, el Gobierno tendría 21 días para reconducir su plan.

Sin embargo, diputados conservadores y laboristas se han unido para lanzar este miércoles una iniciativa que obliga a la Administración a explicar su posición sobre el Brexit en un plazo de tres días tras el hipotético rechazo parlamentario. La enmienda ha salido adelante con 308 votos a favor y 297 en contra, lo que supone una nueva derrota para el Gobierno.

La introducción de esta enmienda en el debate ha generado críticas contra el presidente de la Cámara, John Bercow, acusado por parte de la bancada conservadora de incumplir la normativa del órgano parlamentario y de desoír los criterios de otras autoridades.

El ministro británico para el Brexit, Stephen Barclay, ha defendido que, pase lo que pase el próximo martes, el Gobierno reaccionará “rápidamente” al resultado de la votación. En este sentido, ha reconocido la necesidad de “proporcionar al Parlamento toda la seguridad posible” sobre este asunto.

Barclay ha tomado la palabra en el inicio del debate que ha comenzado este miércoles por la tarde y se prolongará durante los próximos días, hasta la esperada votación del martes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.