Skripal
Foto: Reuters


Las autoridades británicas desmantelarán la casa de Salisbury en la que se habrían intoxicado con un agente químico el exespía ruso Sergei Skripal y su hija, Yulia, en el marco de un proceso que se prolongará durante meses y en el que participarán expertos de las Fuerzas Armadas.

Los investigadores sospechan que los Skripal se intoxicaron con agente Novichok esparcido en la puerta de la vivienda, situada en la calle Christie Miller de Salisbury. Ambos fueron hallados inconscientes el 4 de marzo de 2018 y, tras una complicada recuperación, se encuentran en paradero desconocido.

Reino Unido, que ha culpado a Rusia de este ataque –e incluso ha señalado a dos sospechosos identificados por el alias de Alexander Petrov y Ruslan Boshirov–, quiere ahora eliminar posibles amenazas destruyendo por completo la vivienda, tal como han notificado ya por carta a los vecinos, según informa la BBC.

Equipos militares desmantelarán el tejado de la casa, que quedará cubierta por completo durante un proceso que se prolongará unos cuatro meses y tras el cual se levantarán nuevas cubiertas tanto en el edificio principal como en el garaje adyacente, ha explicado en la misiva la directora de salud pública del condado de Wiltshire, Tracy Daszkiewicz.

A pesar de que un policía, Nick Bailey, supuestamente también se intoxicó durante los registros iniciales en la vivienda, Daszkiewicz ha asegurado que el riesgo para la población sigue siendo “bajo”. “La prioridad es garantizar que los dos lugares restantes afectados por los incidentes de 2018 quedan completamente limpios y se recupera su uso normal cuanto antes”, ha añadido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.