La Policía Nacional detuvo la pasada semana a un hombre de 42 años por un presunto delito de robo de 30 teléfonos móviles en las cabinas de los autobuses de una empresa.

Las investigaciones comenzaron tras formularse una denuncia en la comisaría de Policía Nacional en Palma, por una empresa de autobuses situada en el polígono de Sa Tapia (Palma) en la que manifestaba que durante las noches alguien sustraía unos móviles cuya finalidad es ser usado como GPS para sus conductores.

Así, se iniciaron una serie de gestiones tendentes al esclarecimiento de la sustracción de 30 terminales y que desembocaron en la detención del presunto autor de los mismos, un trabajador del horario nocturno y que se dedicaba a la limpieza de los vehículos.

El trabajador vendía las terminales en el mercado negro, llegando a obtener así más de mil euros.

Cuando la empresa comenzó a sospechar del empleado, rápidamente rescindió su contrato por falta de confianza del mismo a la vez que se denunciaron los hechos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.