Parc de Recerca Biomedica de Barcelona (PRBB) en el que está el CRG
GOOGLE MAPS


Investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona han descubierto un nuevo mecanismo que controla un conjunto de genes importantes para la proliferación celular y la progresión de los tumores, y que explica cómo algunos genes pueden dar lugar a tumores.

El estudio, publicado en ‘Molecular Cell’, ha descrito una nueva modificación que permite a una enzima, la polimerasa, transcribir los genes importantes para el crecimiento del cáncer, un hallazgo que abre la posibilidad de mejorar las dianas terapéuticas y su desarrollo en ciertos tipos de cáncer.

«Hemos observado que las células de cáncer de mama requieren una modificación concreta para expresar un conjunto de genes necesarios para la proliferación celular y la progresión de los tumores», ha destacado la investigadora del CRG y primera firmante del trabajo, Priyanka Sharma, en un comunicado este martes.

Los genes contienen toda la información necesaria para el funcionamiento de las células, tejidos y órganos del cuerpo, y su expresión –cuándo y cómo se leen y se ejecutan– está minuciosamente regulada, como en una cadena de montaje donde todos pasos se van sucediendo uno tras otro.

En colaboración con científicos de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y el Helmholtz Center en Alemania, esta investigación ha descubierto un nuevo actor en esta cadena, que controla la expresión de algunos genes importantes para el cáncer.

La modificación que han hallado en células de cáncer de mama «permite que la enzima encargada de ‘leer’ el genoma –la ARN polimerasa II– pueda superar una barrera que detiene la expresión de los genes y, por tanto, continúe avanzando en la transcripción de estos genes», ha añadido Sharma.

El jefe de grupo en el CRG e investigador principal del trabajo, Miguel Beato, ha observado que «descifrar cada uno de los pequeños pasos y conocer todos los actores implicados en el proceso de regulación de los genes es un éxito importante para la investigación básica».

«Ahora somos capaces de comprender mejor cómo funciona en realidad un mecanismo complejo, algo que puede ser útil para los investigadores clínicos de cara a identificar nuevas dianas y proponer nuevos tratamientos para ciertos tipos de cáncer», ha añadido.

ELIMINA UN COMPUESTO

En concreto, los investigadores han descrito que la enzima PADI2 elimina un compuesto orgánico en una de las proteínas del extremo carboxilo terminal de la ARN polimerasa II.

Muchos tratamientos de quimioterapia van dirigidos a bloquear la actividad de las enzimas y, como PADI2 participa en muchos procesos diferentes que afectan al sistema nervioso –la respuesta inmunitaria o la inflamación, entre otros– no se podría bloquear esta enzima en concreto porque «causaría múltiples efectos colaterales».

Los resultados identifican un paso clave en la expresión de los genes relacionados con la proliferación, «algo que permitirá desarrollar mejor nuevas terapias dirigidas únicamente a la acción de PADI2 sobre la ARN polimerasa necesaria para la progresión de los tumores, sin bloquear la acción de esta enzima en otros ámbitos», ha detallado Beato.

El trabajo cuenta con apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad, la Generalitat y la Comisión Europea mediante el Consejo Europeo de Investigación (becas ERC), mientras que la primera autora recibió una beca postdoctoral Beatriu de Pinós cofinanciada por el programa Marie Curie de la UE, así como ayudas de Novartis y de una convocatoria interna del CRG para mujeres científicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.