Cs Palma ha anunciado este martes que no asistirán a los Premios Ciutat de Palma al entender que éstos “dejan de lado a una parte de los ciudadanos”.

En un comunicado, el portavoz de Cs Palma, Josep Lluís Bauzá, ha considerado que los premios “no son los que una ciudad inclusiva como la nuestra se merece” y ha negado la posibilidad de asistir y entregar un premio en los Ciutat de Palma 2019. Según su opinión, el actual equipo de gobierno destierra el castellano” y “no entiende el significado de sociedad plural”.

Bauzà ha expresado que su compromiso “como partido inclusivo”, es el de “recuperar el bilingüismo en la administración y en todos los actos, y fiestas, promovidos por el Ayuntamiento de Palma”. Así, ha asegurado que si gobiernan a partir de mayo “se va a acabar la politización en todos los actos de la administración para contentar a una pequeña parte de la sociedad”.

Asimismo, ha denunciado que “ahora mismo si una empresa quiere aspirar a un contrato del Ayuntamiento tiene que enviar los pliegos en catalán, si lo hace en castellano está descartada” por lo que es “intolerable”.

Además, ha informado que el regidor de Cultura, Llorenç Carrió, “se queja de que por culpa de Cs en la administración se ha reducido el catalán al 96,4 por ciento”, por lo que ellos han anunciado que seguirán enviando las proposiciones en castellano “para mantener vivo ese 3,6 por ciento”, ha explicado Bauzá.

También ha criticado “las innumerables faltas ortográficas en castellano en el programa de Sant Sebastià” y ha dicho sentir “vergüenza ajena”. “Ya denunciamos que la biografía de Emili Darder estaba llena de faltas. Parece que solo gastamos el dinero en correctores en catalán”, ha declarado.

APOYO AL CUERPO DE BOMBEROS DE PALMA

Por otro lado, el regidor de Cs Palma Bartomeu Cañellas se ha pronunciado sobre el Cuerpo de Bomberos de Palma explicando que “la población aumenta y cada vez hay menos personal y recursos en el Cuerpo de Bomberos”.

En este sentido, ha apuntado que “algunos vehículos tienen más de 30 años de antigüedad, el camión bomba original está averiado y el sustituto no puede ir a más de 50 km/h”. Además, “hay tres autoescaleras y dos de ellas están rotas desde 2015”.

Cañellas ha remarcado que en 2017 se compraron unos equipos de respiración autónoma, que costaron 350.000 euros, y que en estos momentos se encuentran “guardados en un cuarto porque no son compatibles con los sistemas de comunicación”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.